Público
Público

"Los policías son los primeros que extorsionan"

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Coordinador Pastoral de Movilidad Humana de la Diócesis de Oaxaca, y responsable del albergue de inmigrantes de Ixtepec, Hermanos en el Camino, exige a las autoridades que pongan fin a la corrupción y la delincuencia o perderán también la frontera sur.

¿Este secuestro masivo es un hecho aislado?

Aquí no tenía precedentes por su magnitud, pero en el golfo de México es el pan de cada día. Lo que pasa es que ahora los migrantes están entrando más por este lado del país y los delincuentes se han organizado como una empresa muy próspera. Andan por todos lados como por su casa. Y toda nuestra sociedad empieza a estar secuestrada, con una autoridad inepta y omisa.

¿Por qué actúan con tanta impunidad los delincuentes?

Por la corrupción, por la negligencia y por la inconsciencia. La alcaldía municipal de Ixtepec, y la que acaba de dejar Ulises Ruíz en el Estado, han sido las gestiones más corruptas de la historia de Oaxaca. Todas las policías están en el ajo. La única que sale más librada es la Policía Estatal, que ahora está custodiando el albergue. Pero, ¿de qué sirve que den vueltecitas alrededor del centro?

¿Los agentes son cómplices del crimen organizado?

Sí. Mire, los mandos de arriba son otra cosa, pero hay una desconexión orgánica con los de abajo. En el Instituto de Migración es clarísimo, pues hay agentes que se han convertido en polleros [traficantes de personas hacia EEUU]. Los propios policías o la migra son los primeros que extorsionan.

Usted ha recibido amenazas de las autoridades, además del crimen organizado.

Soy el enemigo número uno de todos, porque tienen miedo a la transparencia. Yo me encargo de visibilizar todos esos operativos oscuros de migración, los secuestros, las extorsiones... porque sólo conociendo su gravedad se les puede hacer frente. Si no logran parar esto ahora van a venir más secuestros, y no sólo va a continuar la tragedia con los migrantes sino que vamos a entregar la frontera sur a la delincuencia organizada y luego nadie podrá rescatarla. La soberanía de México está comprometida en esta zona.