Público
Público

"Los políticos sólo aplican el islam contra las mujeres"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cada vez que tiene que dejar su casa por más de un día, Sundus Abass (Bagdad, 1964) les recuerda a su padre y a sus sobrinos dónde guarda el dinero y los documentos importantes. Un bombardeo de EEUU mató a su hermana en 2003 y la violencia sectaria que arrasaba Irak en 2006 se llevó también a su hermano. Abass tiene miedo a morir sin haber logrado algo importante para la sociedad iraquí. Desde 2005 dirige la ONG Women's Leadership Institute, dedicada a fortalecer el papel de las mujeres en todas las instituciones iraquíes. No lleva hiyab por elección personal: 'Si me dijeran que llevando el hiyab se acabaría la violencia me lo pondría, pero ese no es el problema'. Abass visitó Madrid invitada por Casa Árabe dentro de las jornadas dedicadas a Irak.

'Nos prometieron la democracia y ahora estamos peor que en 2003'

Hay tres millones de viudas en Irak, ¿Qué futuro hay para ellas?

Hasta ahora no hay programas para atender a las viudas. El Gobierno ha sugerido que los hombres que se puedan permitir más de un matrimonio se casen con las viudas como segunda o tercera esposa. Lo único que se consigue así es duplicar los problemas de las viudas y de la propia familia que las acoge.

El 90% de las mujeres sólo tiene educación primaria. ¿Se está tomando alguna medida?

'No tenemos leyes contra la violencia de género ni centros de acogida'

Desde 2003 muchos iraquíes dejaron de estudiar, especialmente en educación primaria y sobre todo en las zonas rurales, por el miedo que tienen los padres. Siempre que presionamos al Gobierno para que tome medidas nos dicen que están ocupados con la seguridad o con la formación de Gobierno. Llevamos siete años así.

¿Cuál son los principales objetivos de su ONG?

Intentamos proteger a las mujeres iraquíes de todas las formas de violencia. También las animamos a participar de una forma más activa en la vida política y social y en especial en el acceso a los puestos de toma de decisiones para proteger a las mujeres y sus derechos.

En la Constitución iraquí hay artículos en los que se exige el permiso del marido para obtener pasaporte.

Estamos trabajando para que se modifiquen este tipo de artículos en la Constitución, que está en fase de enmienda. El pueblo iraquí siempre ha respetado a las mujeres. Las doctoras no piden permiso a sus maridos cada vez que tienen que tomar una decisión sobre un paciente. Durante la guerra contra Irán (1980-88) éramos las mujeres las que sosteníamos Irak y nadie nos cuestionaba. En 2003 nos prometieron la democracia y a nivel humanitario ha resultado ser peor que antes. Entonces no había libertades pero había seguridad.

¿Ha aumentado la violencia contra las mujeres desde 2003?

Sí y en diferentes formas. La doméstica, la que se produce en las calles y también en sus puestos de trabajo. No tenemos ninguna ley relacionada con la violencia contra las mujeres. Desgraciadamente forma parte de nuestra cultura que para ser una buena mujer tienes que ser muy paciente y no quejarte de nada.

Acabar con el tráfico de mujeres figura entre las prioridades de su ONG.

Este fenómeno empezó a finales de los años noventa cuando bajo el embargo económico internacional reinaba la pobreza. Llegaban tipos de Siria o de Dubai y buscaban chicas jóvenes para casarse. Para las familias suponía un alivio porque no podían ni darles de comer. Al final, las chicas acababan de prostitutas en Siria o en los Emiratos. Desde 2006, el tráfico se ha multiplicado. Las pocas chicas que pueden escaparse no lo hacen por el miedo a ser repudiadas por su familia.

¿Cree que el sectarismo puede provocar nuevas leyes contra las mujeres?

Es muy duro para nosotras ver cómo los partidos islámicos olvidan todo lo relativo al islam y sólo se acuerdan de lo que está relacionado con la opresión de la mujer.

DISPLAY CONNECTORS, SL.