Publicado: 16.02.2014 09:58 |Actualizado: 16.02.2014 09:58

Portugal también dará la nacionalidad a judíos sefardíes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno portugués concederá la nacionalidad a los judíos descendientes de los sefardíes expulsados de su territorio en el siglo XV, en una medida similar a la adoptada la semana pasada por el Ejecutivo español , de Mariano Rajoy.

Así lo reveló el ministro portugués de Turismo, Adolfo Mesquida Nunes, durante una visita a Israel cono motivo de la feria internacional de turismo de Tel Aviv, informa este domingo el diario Yediot Aharonot.

Unos 400.000 judíos, muchos de ellos oriundos de España, vivían en Portugal cuando el monarca Manuel I decidió expulsarlos en 1496, instaurando tres décadas después un régimen inquisitorial parecido al de España.

La mayoría de los judíos abandonaron Portugal en busca de refugio en otros países europeos y las colonias del Nuevo Mundo, y el resto se convirtieron al cristianismo.

En Portugal la ley ha pasado las instancias legislativas y debe ser aplicada en los próximos meses Según el diario, el Gobierno portugués trabaja desde hace unos meses en la definición de criterios para que los descendientes de los expulsados puedan acogerse a un proceso de naturalización automática, similar al que el ministro de Justicia español, Alberto Ruiz Gallardón, propuso al Consejo de Ministros y que está aún pendiente de tramitación en el Congreso.

En el caso de Portugal la ley ha pasado las instancias legislativas y debe ser aplicada en los próximos meses.

"Hay que traducir ahora la ley en normas claras para que los interesados puedan aplicarlas", explicó al diario el embajador luso en Israel, Miguel de Almeida.

Al igual que en España, la ley no exigirá a los candidatos a abandonar su otra nacionalidad o vivir en Portugal.

Los descendientes de los judíos portugueses dejaron una huella indeleble en Amsterdam y Nueva York, que albergan aún dos de las sinagogas más antiguas en uso.

En la actualidad tan sólo un millar de personas constituyen la pequeña comunidad judía de Portugal, concentrada principalmente en Lisboa y Oporto.

También existe un colectivo de criptojudíos que mantuvo su identidad en la clandestinidad en los últimos cinco siglos.