Público
Público

Portugal vende menos subasta de la prevista y a interés mayor

El Tesoro luso ha subastado bonos a tres meses por 848 millones de euros y aumentando su interés al 4,92%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Portugal no ha logrado colocar los mil millones de euros íntegros que tenía previsto en la subasta de deuda celebrada este miércoles, en la que vendió 848 millones a tres meses a un interés del 4,92 %, mayor que en la anterior colocación del 15 de junio (4,86 %).

La emisión se ha producido al día siguiente del recorte de la solvencia financiera lusa anunciado por la agencia Moody's, que hacía caer hoy la bolsa lisboeta más del 2,5 % y disparó los intereses de la deuda de Portugal en el mercado secundario, donde el bono a dos años superaba ya el 15 % y a diez años el 12 %.

Los analistas del mercado destacaron que el Tesoro portugués logró mantener la colocación por debajo del 5 % de interés, pese al adverso escenario creado por la decisión de Moody's, que bajó cuatro escalones la solvencia lusa y la puso al nivel del bono basura.

Destacaron, sin embargo, que ayudó a no rebasar esa barrera psicológica la decisión del Tesoro de no subastar la totalidad del montante previsto.

La agencia Moody's rebajó la nota de Portugal, por el 'creciente riesgo' de que el país incumpla su reducción del déficit y tenga que pedir más ayuda, hasta el nivel Ba2, que según los expertos puede causar una desbandada de inversores y fondos reacios a los riesgos e implicaciones financieras de tener activos calificados como basura.

La presión vendedora y al alza de intereses del bono portugués en el mercado secundario reflejaba ya ese ambiente y los inversores volvían a exigir rentabilidades récord desde la creación del euro para adquirir títulos portugueses.

Portugal sufrió en las dos últimas semanas una presión similar por la incertidumbre mundial sobre Grecia, que se disipó cuando el Parlamento heleno aprobó un nuevo plan de ajustes económicos. La subasta de este miércoles fue la primera del tercer trimestre del año, en el que el nuevo Gobierno conservador de Portugal tiene previsto colocar en el mercado entre 4.500 y 6.750 millones de euros.

Con esos fondos Portugal aspira a completar sus necesidades financieras, que no cubren totalmente los 78.000 millones de euros concedidos para los próximos tres años por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el rescate financiero negociado por el país en abril.