Público
Público

Portugal vive su primera huelga general en 20 años

El parón contra los recortes del Gobierno de José Sócrates está provocando la cancelación de todos los vuelos desde España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La huelga general que se celebra este miércoles en Portugal, la primera desde 1988, está afectando especialmente a los transportes y a la sanidad. El parón fue convocado por los dos mayores sindicatos del país en contra de las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno de José Sócrates.

El Gobierno, que todavía no ha hecho estimaciones sobre la repercusión general del paro, sólo aventuró una cifra en el sector sanitario, donde calculó la incidencia de la huelga en un cuarenta por ciento.

Al facilitar ese dato, en declarciones a la prensa lusa, el secretario de Estado de la Administración Pública, Goncalo Castilho, pidió 'civismo y respeto' durante la protesta, en la que de momento sólo se informo de enfrentamientos entre la policía y piquetes en una oficina de correos de Lisboa y una estación de tren.

Castilho aventuró que la incidencia de la huelga no será mayor que en otras ocasiones, pese a que esta es la primera en 22 años que han organizado juntos los dos mayores sindicatos lusos, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP, comunista) y la Unión General de Trabajadores (UGT, socialista).

Los dirigentes de ambas centrales se mostraron ya muy satisfechos por la adhesión a la protesta y su masivo seguimiento en el transporte público.

Portugal se encuentra bajo una gran presión internacional por su incertidumbre económica y muchos lo ven como el siguiente país después de Irlanda y Grecia que necesite un paquete de rescate de Bruselas. Sócrates está gobernando en minoría y la movilización de los sindicatos convocando la huelga puede ponerle en un aprieto mayor.

Para Elisio Estanque, investigador de sociología de la Universidad de Coimbra, 'quizás la huelga no provoque cambios radicales en el rumbo de las medidas de austeridad que ha escogido el Gobierno, pero representa un elemento adicional de incertidumbre en el ya inestable escenario del país'.

Portugal, como todos los países de la UE, ha tenido que aplicar duros recortes en los servicios públicos, salariales y subidas de impuestos para reducir el déficit, algo que para la población es injusto: 'Son los trabajadores los que están pagando por la crisis, no los banqueros ni los accionistas de las grandes compañías', dijo Leandro Martins, un pensionista de 65 años a la agencia Reuters.

'Es una huelga contra las políticas derechistas, para demandar nuevas políticas que sirvan a los ciudadanos' 'Esta es una huelga contra las políticas derechistas, para demandar nuevas políticas que sirvan al pueblo portugués', añadió.

Portugal ha padecido varios años de bajo crecimiento -a diferencia de otras economías europeas como Irlanda y España, que pasaron de la bonanza a la depresión- y de competitividad decreciente, que según los economistas socava su capacidad de encarar la crisis de deuda.

La prima de riesgo del país -la diferencia entre sus bonos y los bonos alemanes considerados como más seguros- alcanzó un máximo histórico en la era del euro el 11 de noviembre y estuvo cerca de ese nivel el martes, cerrando en 450 puntos básicos.

Aunque la economía está creciendo este año, los economistas ahora temen que vuelva a caer en recesión en 2011 debido al temor a que el incremento de los impuestos y los recortes salariales a los funcionarios paren el consumo. El desempleo, que ya se encuentra en su nivel más alto desde la década de 1980, en un 10,9 por ciento, podría aumentar aún más.

Iberia, Vueling, Air Nostrum e Easyjet han cancelado sus vuelos para hoy a Lisboa y Oporto

Los paros han provocado la interrupción del servicio de ferrocarriles, autobuses, aviones y servicios que van desde la sanidad a la banca.

Los accesos por carretera a las principales urbes portuguesas sufrieron los colapsos habituales de la hora punta pero ni un solo barco realizó el servicio entre la capital y el margen sur del río Tajo que cruzan cada día cerca de medio millón de personas.

En las grandes fábricas de esa zona, donde el Partido Comunista luso tiene su electorado más fiel, la huelga era generalizada.

Las empresas de ferrocarriles, metro y autobuses de Lisboa y de Oporto se quejaron de incumplimiento de servicios mínimos y, según los huelguistas, el paro afectaba entre un 75 y 90% de los trabajadores.

Pero, pese a la escasez de transporte, los usuarios que aguardaban en las estaciones y paradas eran muchos menos de lo habitual, según constataron diversos medios locales.

Los aeropuertos se han visto especialmente afectados y la mayoría de los enlaces previstos desde España han sido cancelados. Según informaba Iberia esta mañana, ningún vuelo previsto para hoy entre Madrid y Lisboa podrá operarse. El paro también ha obligado a su franquicia Air Nostrum a cancelar 10 trayectos entre las ciudades de Madrid y Oporto y Valencia y Lisboa.

Por su parte, Vueling ha cancelado también sus cuatro vuelos entre Barcelona y Lisboa. La compañía de bajo coste, Easyjet, también canceló sus vuelos para hoy.