Público
Público

Los portugueses sacan la tarjeta roja a los recortes y la austeridad

La indignación masiva que recorrió ayer Lisboa y otras 40 localidades del país vecino no ha logrado alterar la agenda del Gobierno conservador de Passos Cohelo que confirma que seguirá el dictamen de la troika

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayor protesta de Portugal en años ha dejado al Ejecutivo luso en silencio. En la capital portuguesa la manifestación culminó con el himno de la Revolución de 1974 cantado por cientos de miles de gargantas en la Plaza de Comercio, en un desafío al Gobierno, cuya dimisión se pidió repetidamente. Sin embargo, la indignación masiva que recorrió ayer Lisboa y otras 40 localidades del país vecino no ha logrado alterar la agenda del Gobierno conservador de Passos Cohelo.[Fotogalería con las mejores imágenes]

El himno de la Revolución de 1974, que acabó con cuatro décadas de dictadura, fue el momento culminante de la manifestación, en la que confluyeron varias marchas organizadas por sindicatos, gremios profesionales y colectivos muy diversos para reclamar soluciones al desempleo y la larga crisis que vive Portugal. Los medios de comunicación lusos coinciden hoy en que la manifestación fue una de las más multitudinarias registradas en el país, donde se han repetido las huelgas y protestas en los dos últimos dos años al calor del descontento popular con las políticas de austeridad.

Las autoridades no dieron datos sobre el número de participantes en la marcha, como es habitual, mientras fuentes de los organizadores calculaban que fue superior al medio millón de personas, en un país de 10,5 millones de habitantes. 

La protesta, con el lema O povo é quem mais ordena! (El pueblo es el que manda), fue convocada sobre todo a través de las redes sociales pero también, por primera vez en ese movimiento, a través de carteles y propaganda en las calles de las principales ciudades lusas.

El Gobierno, que en sus veinte meses en el poder ha sufrido dos huelgas generales y las mayores manifestaciones registradas en el país desde la Revolución de los Claveles, no hizo comentarios sobre la marcha de ayer, pero esta semana Passos Coelho ratificó su determinación de mantener las políticas de austeridad. Por el contrario, el presidente de la Asociación Nacional de Sargentos, Lima Coelho, no pierde la esperanza: 'Estas cosas tienen que tener consecuencias'.

El vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha afirmado hoy que si España hubiera pedido el rescate o hubiera sido intervenida 'el dolor de los españoles sería igual que es hoy el dolor de los portugueses'.

En alusión a la multitudinaria manifestación que recorrió ayer las calles de Lisboa en contra de las políticas de ajuste impuestas desde la Unión Europea, ha recordado que fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que se opuso al rescate o la intervención de España 'cuando desde todas partes' se lo pedían.