Público
Público

El PP suspende la doctrina Aznar contra Cuba por el 'caso Carromero'

El Gobierno de Rajoy no invita a disidentes a la recepción del 12-O en la embajada en La Habana y los anticastristas le acusan de pactar con las autoridades cubanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La embajada de España en Cuba celebró el 12 de octubre con una recepción en la que no se invitó a disidentes, blogueros opositores ni periodistas anticastristas, a pesar de que participaron más de un millar de cubanos, entre intelectuales, religiosos, artistas e incluso militares.

La reacción en el exterior fue fulminante: la página web de Radio Martí afirmó que 'el Gobierno español del PP está actuando como un mal demócrata al no cumplir con su promesa de invitar este 12 de octubre a los opositores cubanos a la Embajada de España en La Habana con motivo del Día de la Hispanidad'.

Durante el Gobierno de José María Aznar se aplicaron una serie de sanciones contra Cuba por el arresto de 75 disidentes. Entonces se inició la llamada 'guerra de los canapés'. Consistió en que los diplomáticos europeos invitaban a sus recepciones a los disidentes y ningún otro cubano asistía.

La España de José Luis Zapatero fue el primer país europeo en dejar de invitar a los opositores y volver a recibir al resto de la sociedad civil y a los políticos cubanos; asistían incluso algunos de los más importantes ministros del Gabinete. Por esta causa recibió duros ataques del PP.

En el artículo aparecido en la página anticastrista radicada en EEUU se da a entender que la actitud de los diplomáticos españoles tiene que ver con el juicio contra Angel Carromero, el líder juvenil del PP que protagonizó un accidente de tránsito en Cuba donde murieron Harold Cepero y Oswaldo Payá, el dirigente más importante de la oposición cubana.

Carlos Payá, hermano del fallecido Oswaldo, acusa al PP de pactar con La Habana Además pone en duda la sinceridad del Partido Popular español y sus credenciales democráticas, afirmando que el apoyo que brinda a la disidencia 'pueden ser sólo posturas de cara a la galería sin una firme convicción a favor de la democracia en Cuba'.

Agrega que 'la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy ofende a todos aquellos que sí estamos convencidos de que vale la pena apoyar a los demócratas cubanos sin doblegarse ni lo más mínimo ante las exigencias de un Gobierno ilegítimo como es el castrista'.

Últimamente, el PP no goza de las mayores simpatías del anticastrismo. Carlos Payá, hermano del líder fallecido los acusa de pactar con La Habana. 'Exigimos JUSTICIA y que cese el silencio. A los que conspiraron para matar a Oswaldo y Harold se suman ahora los que pactan para ocultar la verdad, a pesar de que saben de sobra lo que pasó', proclama en su página de Facebook.