Publicado: 24.12.2014 16:33 |Actualizado: 24.12.2014 16:33

Preocupación en Alemania por la ola de protestas islamófobas

Las concentraciones xenófobas organizadas por Pegida centran el discurso de la política alemana.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Concentración xenófoba organizada por Pegida en Dresde. REUTERS/Hannibal Hanschke

Concentración xenófoba organizada por Pegida en Dresde. REUTERS/Hannibal Hanschke

El presidente de Alemania, Joachim Gauck, instó este martes a los alemanes a recibir con los brazos abiertos a los refugiados procedentes de países en guerra y a rechazar el cada vez más popular discurso xenófobo, en su habitual discurso navideño.

Los autodenominados Patriotas Europeos Contra la Islamización de Occidente (Pegida), que el lunes reunieron a 17.000 personas en Dresde (este de Alemania), están creando un clima de preocupación entre el gobierno y la sociedad alemanas.



Gauck aplaudió a los alemanes que han acogido y apoyado a los 200.000 nuevos refugiados que han llegado este año al país europeo, el doble que en 2013 y el cuádruple que en 2012, siendo así la nación occidental que más ha recibido en 2014.

"Para mí, el hecho de que estemos respondiendo con empatía al sufrimiento que nos rodea, que la gran mayoría de nosotros no comparta las ideas de quienes quieren sellar Alemania, es una lección alentadora que he aprendido este año", ha dicho.

En la concentración organizada por Pegida el pasado lunes se reunieron más de 17.000 personas, número récord hasta ahora en este tipo de concentraciones.

El líder de este movimiento xenófobo, Lutz Bachmann, tiene un largo historial policial en Alemania y acumula varios antecedentes penales.

Lutz Bachmann, líder de Pegida. REUTERS/Hannibal Hanschke

Lutz Bachmann, líder de Pegida. REUTERS/Hannibal Hanschke

Alemania es uno de los países más dispuestos a acoger refugiados, en parte, porque el asilo político permitió a muchos de sus líderes e intelectuales, como el ex canciller Willy Brandt, a sobrevivir al régimen nazi.

"Sabemos que el miedo siempre nos acompaña, pero también sabemos que poner en práctica lo que llamamos humanidad es, de hecho, la mejor facultad que tiene el ser humano", destacó el jefe de Estado germano.

Gauck, un antiguo pastor y activista por los Derechos Humanos en la Alemania Oriental, ha mantenido su posición neutral en la política alemana desde que asumió el cargo, en 2012, aunque habla con más contundencia que sus antecesores en el cargo.