Público
Público

La presidenta interina de Kirguistán da por aprobada la Constitución

El referéndum realizado convierte al país en la primera república parlamentaria de Asia Central y acaba con el régimen presidencialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El referéndum para abolir el régimen presidencialista en Kirguistán, república ex soviética de Asia Central que fue escenario de violentos enfrentamientos hace dos semanas,ha concluido.

Según la presidenta interina kirguís, Rosa Otumbáyeva, la nueva Consitución, que convierte a Kirguistán en la primera república parlamentaria de la región, ha sido aprobada.  'Hoy es un día histórico, hemos aprobado la nueva Constitución', proclamó Otumbáyeva, que en el plebiscito de hoy también convalida su cargo de jefa provisional del Estado.

La votación, insistió, transcurrió 'sin pucherazos, sin presiones ni abusos de poder'. Los resultados del plebiscito, dijo la presidenta interina, le otorgan a ella 'los poderes de presidente del período de transición' y la jefatura del Gobierno. 'De este modo, Kirguistán recibe unas instituciones legítimas de poder y ya no será un gobierno provisional, será un gobierno legítimo', recalcó.

'Hoy es un día histórico, hemos aprobado la nueva Constitución'

Otunbáyeva recordó que próximamente serán convocadas las elecciones al nuevo Parlamento y ya en otoño el país contará con todos los 'órganos legítimos del poder'. La presidenta interina hizo estas declaraciones pese a que los resultados oficiales del escrutinio solo se conocerán dentro de tres o cuatro días.

De acuerdo a los datos preliminares, en el referéndum participó más del 69% del electorado kirguis. El escrutinio en 49 de los 2319 colegios (2,11% del electorado), el 68,39% apoya el paso al sistema parlamentario, mientras que solo el 5,06% se ha pronunciado en contra de suprimir el régimen presidencialista.

Otunbáyeva acudió a votar esta mañana a un colegio en la ciudad de Osh, uno de los principales focos de violencia y donde hasta ayer no se había levantado el toque de queda. Por razones de seguridad, el lugar de votación de Otumbáyeva se mantuvo en secreto hasta el último momento.

Tanto en el sur de Kirguistán como en la capital se han tomado medidas especiales de seguridad, a cargo de unos 8.000 policías, 7.500 milicianos y unos 2.000 militares.

Los más de 75.000 refugiados que huyeron de los enfrentamientos y ya han regresado al país, así como las casi 300.000 personas provisionalmente desplazadas de sus hogares pudieron votar en los colegios más próximos a su actual paradero.