Público
Público

El presidente alemán descarta el adelanto electoral e insta a los partidos a negociar

El SPD rechaza formar coalición con Merkel y dice no temer nuevos comicios, que, según los Verdez, podrían celebrarse en torno a Semana Santa

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

La canciller alemana Angela Merkel en el despacho delpresidente de la república Frank-Walter Steinmeier tras el fracaso de las negociaciones para formar gobierno. REUTERS/Guido Bergmann

El presidente de la República de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha asegurado este lunes que entre sus planes no figura por ahora convocar de nuevo elecciones, a la vez que ha apelado a los partidos a asumir su responsabilidad y negociar para poder formar Gobierno.

"Ocho semanas después de las elecciones generales no se ha logrado aún un resultado en las conversaciones para formar Gobierno. Estamos ante una situación que nunca se ha dado en la historia de Alemania, en casi 70 años", ha defendido el jefe del Estado alemán después de reunirse con la canciller Angela Merkel para analizar la situación tras la decisión de los liberales de abandonar la mesa de negociaciones con los conservadores y Los Verdes.

"Formar gobierno siempre fue un proceso difícil", ha reconocido Steinmeier, que ha recordado que el electorado depositó en los partidos políticos la responsabilidad para formar gobierno, "una responsabilidad que no se puede descartar sencillamente y no se puede simplemente devolver al electorado".

El presidente de la República de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. REUTERS/Axel Schmidt

"Es el momento en el que todos los implicados deberían volver a reflexionar sobre sus decisiones y posturas", ha comentado. "Esta responsabilidad no es sólo con el electorado del propio partido", ha sostenido. "Espero de todos que estén dispuestos a hablar", ha confiado.

Steinmeier ha anunciado que mantendrá los próximos días encuentros con todos los partidos políticos que han estado negociando hasta ahora (es decir, ecologistas, conservadores y liberales) en un intento por lograr encontrar una solución para la situación que atraviesa el país. Pero también se reunirá con aquellos con los que matemáticamente también sería posible gobernar, es decir, los socialdemócratas.

En Alemania, la ley no estipula un plazo límite para las negociaciones entre los partidos llamados a formar una coalición de Gobierno.

La ley estipula que independientemente de si las formaciones han logrado o no ponerse de acuerdo para formar Gobierno, el presidente de la república, como jefe del Estado, nombrará a un aspirante que se someterá al voto del Bundestag. Según estipula la ley debe hacerlo "dentro de un plazo razonable".

Negativa del SPD

De momento, el SPD sigue sin estar dispuesto a formar nuevamente coalición con Angela Merkel. Así lo ha hecho saber en rueda de prensa su líder, Martin Schulz, después que la cúpula del partido haya tomado la decisión por unanimidad durante una reunión celebrada en Berlín.

El íder de los socialdemócratas alemanes del SPD, Martin Schulz, realiza unas declaraciones en la sede del partido, en Berlin. REUTERS/Hannibal Hanschke

Asimismo, en el documento aprobado, los socialdemócratas han reconocido que conservadores, liberales y verdes han llevado al país a una difícil situación. Merkel se encuentra ahora ante la tesitura de gobernar en solitario o celebrar nuevas elecciones. "Dados los resultados de las elecciones del 24 de septiembre, no estamos dispuestos a entrar en una gran coalición", reza el documento del SPD. "No tenemos miedo a nuevas elecciones", añade la formación.

En una comparecencia ante la presa, el líder socialdemócrata ha argumentado que "no puede haber un rechazo más claro a una alianza de Gobierno" entre conservadores y socialdemócratas que los resultados de las elecciones del pasado 24 de septiembre, cuando los partidos de la gran coalición perdieron un 14% de apoyos. "Consideramos que es importante que los electores puedan hacer una nueva evaluación de la situación en nuestro país", ha declarado Schulz.
El líder del SPD ha agregado que su partido no teme unas nuevas elecciones, en cuyo caso aspiraría a un Gobierno de marcado sello socialdemócrata, pero ha precisado que, antes de llegar a la convocatoria de nuevos comicios, el presidente alemán, Frank-Walter Steinemeier, y también el Parlamento, deben tomar decisiones.

Por su parte, el diputado de Los Verdes Jürgen Trittin ha señalado que ve probable que se celebren nuevas elecciones en Alemania tras el fracaso de las negociaciones entre conservadores, Verdes y liberales. "Calculo que habrá nuevas elecciones hacia Semana Santa", ha declarado Trittin en la radio germana Deutschlandfunk. En su opinión, es improbable que se forme un Gobierno en minoría debido a la inestabilidad que ello conlleva. 

La canciller alemana y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkel, llega tras su reunión con el presidente de la república Frank-Walter Steinmeier en el Palacio de Bellevue, en Berlín. EFE/ Clemens Bilan

El fracaso de las conversaciones  y la negativa de los socialdemócratas a reeditar la "gran coalición" deja a Merkel en una situación muy complicada. Si no logra encontrar socios de coalición, tiene la baza de gobernar en minoría. La Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel fue el partido más votado en las elecciones del 24 de septiembre, pero no obtuvo los votos suficientes para liderar en mayoría.

La canciller siempre ha rechazado un Gobierno en minoría por la inestabilidad que ello conlleva para la mayor economía de Europa. Si optara finalmente por este camino podría pedir ayuda al Partido Socialdemócrata (SPD) para sacar adelante determinados puntos en las votaciones en el Parlamento.

Los líderes europeos confían en Merkel

Los líderes europeos han expresado este lunes su confianza en que la canciller alemana, Angela Merkel, logre formar gobierno.

"No nos interesa que el proceso se paralice", ha dicho el presidente francés, Emmanuel Macron, en declaraciones a la prensa desde París. Macron y Merkel hablaron por teléfono el mismo domingo, después de que los liberales frustraran la ya conocida en Alemania como coalición Jamaica.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Bélgica, Didiers Reynders, ha restado importancia a la retirada del FDP de la mesa de conversaciones, subrayando que "a veces lleva algunos días, semanas o meses" formar gobierno. "En Bélgica tenemos esa tradición", ha recordado y ha señalado que se está convirtiendo en "una nueva tradición en muchos países".

Sin embargo, el jefe de la diplomacia de Países Bajos, Halbe Zijlstra, se ha mostrado más pesimista. "Son malas noticias para Europa", ha considerado. "Alemania es un país muy influyente en la UE y, si no tienen un gobierno y, por tanto, no tienen un mandato, va a ser muy difícil para ellos tomar posiciones", ha explicado.