Publicado: 03.01.2014 17:42 |Actualizado: 03.01.2014 17:42

El presidente panameño recibirá a Ana Pastor la próxima semana

La ministra de Fomento viajará al país para conocer de cerca las obras del canal que Sacyr amenaza con paralizar. Martinelli se reúne además con los embajadores de España e Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, recibirá la próxima semana a la ministra de Fomento, Ana Pastor, que viajará al país centroamericano para tratar el conflicto contractual que amenaza con paralizar las obras de ampliación del Canal. El máximo mandatario de Panamá ha realizado el anuncio tras mantener una reunión "muy amistosa" en la sede Gobierno con el embajador de España en Panamá, Jesús Silva, y con el encargado de negocios de la embajada italiana, Massimo Tudini.

Martinelli aseguró ayer que los gobiernos de España e Italia tienen una "responsabilidad moral" en el conflicto, y que exigiría a ambos que procuren que las empresas española e italiana participantes en el proyecto de ampliación del Canal de Panamá cumplan con el contrato. El embajador Silva aseveró el mismo jueves que "el Gobierno español está dispuesto a mediar", y que Madrid "ha estado siguiendo desde el primer momento muy de cerca este proceso". Este mismo viernes, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado que viajará al país para conocer de cerca la situación de las obras.

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lidera la española Sacyr e integran la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, anunció que suspendería el 20 de enero próximo las obras de ampliación si la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) no reconoce "sobrecostos" cifrados por el consorcio en 1.625 millones de dólares y de los que responsabilizó a la Autoridad panameña.

Ante la perspectiva de la suspensión de los trabajos de ampliación, las acciones de Sacyr perdieron el jueves en la Bolsa de Madrid un 8,95%, y este viernes en la apertura del corro mantenían la tendencia con una caída del recorte del 2,77%. Mientras el consorcio aduce que anunció la suspensión porque no ha podido acordar con la ACP una forma de pago de esos costos extraordinarios, la Autoridad del Canal dice que no puede aceptar la supuesta pretensión del contratista de negociar fuera del contrato unos montos que, además, argumenta, no ha podido sustentar debidamente.

"No puede ser que una empresa meta una cantidad enorme de sobrecostos cuando ellos licitaron, pusieron un precio y ahora van a venir con el cuentito de que están subiendo los precios. No van a venir con el relajito este de que nos han dejado en este tres y dos a Panamá", dijo el jueves Martinelli.

El GUPC se adjudicó el proyecto de ampliación por un valor global de 5.250 millones de dólares, de los cuales 3.118 millones corresponde al contrato para la construcción del nuevo complejo de esclusas que permitirán duplicar la carga que pasa por la vía. El administrador de la ACP, Jorge Quijano, ha sostenido que espera que antes del día 20 el GUPC "recapacite en su propuesta de suspender la obra", porque lo conveniente tanto para el contratista como para el Canal es "completarla dentro de lo pactado".

Quijano afirmó que el consorcio no ha podido "justificar" ante el Canal los supuestos sobrecostes por más 1.600 millones de dólares, que representan el 50% del contrato de las nuevas esclusas, y que está dispuesto a pagar solo gastos adicionales plenamente sustentados y por las vías que establece el contrato. Y sostuvo que el contrato establece mecanismos que garantizan la culminación de la obra aunque el consorcio lo abandone, y expresó que espera que eso no suceda, pero que ese escenario ya ha sido contemplado por la ACP que está comprometida con finalizar la obra.

La prensa panameña, tanto escrita como televisión, reprodujo ampliamente este viernes una entrevista con la cadena española Canal 13 del responsable de comunicaciones de Sacyr, Pedro Alonso, en la que señala que los sobrecostes son producto de "imprevistos" surgidos en el proyecto de las nuevas esclusas, que según la ACP tiene un avance del 65%.

Según Alonso, cualquier otra empresa que hubiera asumido el proyecto de ampliación estaría ahora en las mismas dificultades, rechazó la posibilidad de que Sacyr asuma los sobrecostes, y dijo que espera que la ACP cambie su actitud hacia el consorcio y reconozca los reclamos económicos.