Publicado: 25.08.2014 21:05 |Actualizado: 25.08.2014 21:05

El presidente ucraniano disuelve el Parlamento y convoca elecciones anticipadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"He decidido acabar prematuramente con la autoridad del Parlamento".  Con estas palabras, el presidente ucraniano Petro Poroshenko informaba de su decisión a través de la red social Twitter; la Rada Suprema se disuelve, por lo que Ucrania deberá pasar por nuevas elecciones generales en un plazo de 60 días.

El portavoz del Gobierno Sviatoslav Tseholko ha informado -también a través de un post en la red social- de que los comicios tendrán lugar el próximo 26 de octubre, exactamente dos meses después del anuncio del oligarca. Se especulaba con que Poroshenko anunciase esta decisión el domingo, coincidiendo con el día de la independencia en Ucrania, pero ha esperado hasta la tarde del lunes para disolver el Parlamento, horas antes de su cita de este martes en Minsk con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

"No es un secreto que la quinta columna está integrada por decenas de llamados diputados populares"Unos minutos después de las 21:30 horas, el todavía presidente ucraniano publicaba un vídeo en el que daba cuenta de su decisión, cargando contra los diputados. "Muchos diputados, si no patrocinadores y cómplices, son partidarios de los guerrilleros separatistas", aseguró Poroshenko en un mensaje dirigido a la nación.

Poroshenko destacó que el 80 por ciento de los ucranianos aboga por unas nuevas elecciones parlamentarias y recordó que apenas la mitad de los diputados apoyaron la llamada a filas o la declaración de las autoproclamadas repúblicas populares de Lugansk y Donetsk como organizaciones terroristas.

"No es un secreto que la quinta columna está integrada por decenas de llamados diputados populares. Sólo que ellos no representan los intereses del pueblo que los eligió ¿Acaso es posible soportarlo? ¿Acaso se puede ganar así la guerra?", señaló. Después, amenazó a muchos de los diputados con responsabilidades políticas y penales por aprobar leyes dictatoriales durante el mandato del derrocado presidente Víktor Yanukóvich, exiliado en la vecina Rusia.

La mayoría oficialista en la Rada se desintegró a finales de julio debido a las discrepancias sobre la política de ajustes y recortes del Gobierno, lo que llevó al primer ministro, Arseni Yatseniuk, a presentar su dimisión, aunque ésta fue rechazada por la Cámara.

A su vez, el líder ucraniano recordó que las nuevas elecciones permitirán llevar a cabo la depuración de la política ucraniana exigida por aquellos que protagonizaron entre noviembre de 2013 y febrero pasado las protestas antigubernamentales en el Maidán (plaza de la Independencia de Kiev).

Sobre los prorrusos: "Con las bandas armadas ilegales sólo se puede hablar con la fuerza hasta que depongan las armas"En su opinión, las legislativas permitirán también que las regiones rebeldes de Lugansk y Donetsk elijan a sus representantes para mantener un diálogo con el Gobierno central.

Poroshenko aseguró que las elecciones legislativas y el diálogo con las citadas regiones, escenario de combates entre fuerzas gubernamentales y milicianos prorrusos desde hace cuatro meses, es parte de su plan de paz.

"Con las bandas armadas ilegales sólo se puede hablar con la fuerza hasta que depongan las armas", agregó, para después llamar a las fuerzas democráticas que participaron en las protestas contra Yanukóvich a que concurran a las legislativas en un mismo bando con un programa europeísta como bandera.

"Como presidente garantizo que las elecciones serán limpias, democráticas y transparentes", subrayó. Al mismo tiempo, recordó a la actual Rada que debe ratificar en septiembre el Acuerdo de Asociación suscrito en junio por Ucrania y la Unión Europea.

Poroshenko accedió al poder tras las protestas del Euromaidan, que comenzaron en noviembre de 2013 y se saldaron con el derrocamiento del anterior mandatario, Viktor Yanukovich, y con la convocatoria de las elecciones generales del 25 de mayo, que dieron el poder a Poroshenko. 

El principal patrocinador de las protestas del Euromaidán ganó las elecciones con el 54,1% de los votos, y hoy deja su cargo mientras continúan los enfrentamientos en el este del país entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos.