Publicado: 04.05.2014 16:12 |Actualizado: 04.05.2014 16:12

La presión de cientos de prorrusos obliga a la Policía de Odessa a liberar a 67 detenidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cientos de prorrusos han asaltado este domingo la sede del Ministerio del Interior en la ciudad portuaria de Odessa, en el sur de Ucrania, para exigir la liberación de los ciudadanos prorrusos detenidos tras los enfrentamientos del pasado viernes. 

Poco después, la Policía ha liberado a 67 de los detenidos, por lo que los concentrados han ofrecido a varios agentes la cinta de San Jorge, una insignia militar rusa que se ha convertido en uno de los símbolos de los prorrusos ucranianos.

Los concentrados aseguran que los agentes no han devuelto a los liberados sus documentos de identidad

Los liberados han sido recibidos por familiares, amigos y simpatizantes concentrados en el patio interior del edificio al grito de "Odessa, ciudad rusa", según medios locales. "Los rusos no abandonarán su tierra", coreaban los concentrados rompiendo las ventanas del edificio.

A primera hora de la tarde, los agentes intentaban convencer a los congregados para que se dispersasen, pero éstos se negaban, aduciendo que a los liberados no les han devuelto sus documentos de identidad, por lo que podrían volver a ser apresados.

Cientos de personas iniciaron este domingo una marcha desde la Casa de los Sindicatos, donde tuvo lugar el incendio del viernes, para después confluir en esta protesta junto a cientos de familiares y amigos de los detenidos, ante la sede de Interior. 

Los concentrados querían impedir el traslado de sus compañeros a los tribunales de primera instancia para evitar que dictaran medidas cautelares, y lograron la liberación de los detenidos después de que se personara  en el edificio uno de los dirigentes del Ministerio del Interior en la región de Odessa.

 En total, 127 personas permanecían detenidas por participar activamente en los disturbios protagonizados por prorrusos y proucranianos.

La jornada de este viernes ha sido la más violenta desde que comenzó la escalada de tensiones en el este de Ucrania. Sólo en la ciudad de Odessa murieron 46 personas, cuando un grupo de manifestantes ucranianos incendiaron un edificio en el que se refugiaban cientos de prorrusos. 

El primer ministro del Gobierno internio ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha responsabilizado a la Policía de los sucesos del viernes."Si los órganos de seguridad funcionaran, entonces esos terroristas deberían haber sido neutralizados", dijo Yatseniuk, quien encargó a la Fiscalía "encontrar a todos los cabecillas y organizadores" de los disturbios.

El primer ministro interino culpa a la Policía del incendio provocado por los proucranianos este viernes

Decenas de miles de habitantes de Odessa han acudido este domingo a las iglesias para rendir homenaje a los muertos, mientras los transeúntes depositaban ramos de flores ante la Casa de los Sindicatos.

Ucrania decretó este sábado dos días de luto nacional por la tragedia de Odessa. Los prorrusos acusan al bando contrario de incendiar el inmueble al lanzar cócteles molotov y otros artefactos explosivos caseros, además de disparar con armas de fuego, mientras la Policía asegura que los primeros también tiraron objetos y dispararon desde la Casa de los Sindicatos contra la multitud.