Público
Público

La presión de EEUU fuerza el diálogo directo árabe-israelí

Los palestinos tendrán que negociar este mes pese a la dureza de Netanyahu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pese al endurecimiento de la posición de Israel, fuentes diplomáticas señalaron ayer Público que 'la dirección palestina, incluido el presidente Mahmud Abás, están considerando seriamente, debido a la presión internacional sobre todo de EEUU, sentarse a negociar con los israelíes a partir de finales de agosto, tal vez el día 30, en respuesta a una declaración que hará el Cuarteto en los próximos días'.

La oposición interna palestina a que Abás abra un diálogo directo con el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, sin garantías previas está siendo superada por la cada vez más firme presión internacional. Así que 'es inminente' el envío de invitaciones a las dos partes para una negociación directa.

Netanyahu ha comunicado al mediador de EEUU, George Mitchell, que no acepta las 'nuevas exigencias' de Abás: que la Línea Verde de 1967 sea el punto de partida para las negociaciones directas, aun aceptando que esa frontera previa a la Guerra de los Seis Días pueda ser modificada después.

Pero esta demanda no es nueva. Siempre ha estado implícita en las negociaciones, desde la misma Conferencia Madrid de 1991, y sigue sobre la mesa. En el último comunicado del Cuarteto (EEUU, la UE, Rusia y la ONU) que se divulgó en Moscú el pasado 19 de marzo, se contemplaba la Línea Verde como la referencia en las negociaciones de una manera explícita, y se hablaba de acabar con la ocupación que comenzó en 1967.

Abás también le pidió a Mitchell que le planteara a Netanyahu un marco claro para las negociaciones directas, con una agenda específica y exigió el compromiso de que Israel detendrá la construcción en los territorios ocupados. Todo fue rechazado.

No obstante, ayer mismo se celebró una reunión tripartita en El Cairo entre el presidente egipcio, Hosni Mubarak, el rey Abdalá II de Jordania y Abás para discutir sobre la reanudación de las negociaciones directas.

Entretanto, Israel sigue construyendo en las colonias judías pese a haber decretado una 'congelación' temporal de las obras. La 'congelación' es inexistente, como ayer pudo comprobar este corresponsal en la colonia de Kiryat Arba, empotrada en Hebrón, donde las excavadoras y los obreros trabajaban a destajo en apartamentos e infraestructuras.