Publicado: 30.07.2014 20:30 |Actualizado: 30.07.2014 20:30

El pretexto de Israel para asolar Gaza es una red de túneles defensivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"La red de túneles es en principio un sistema defensivo cuyo principal objetivo es eludir el aplastante y decisivo control aéreo de Israel sobre la Franja. La mayoría de los túneles están en el interior de Gaza, lo que significa que son defensivos, mientras que sólo unos pocos, algunas decenas, llegan hasta Israel y se convierten en túneles ofensivos", explica Ibrahim Madhun desde su despacho en el centro de la Franja, analista que colabora habitualmente en Al Risala, una publicación vinculada a Hamás que sólo se distribuye en Gaza. 

La lluvia de cohetes que las milicias disparan a diario pretende "interrumpir la vida cotidiana en Israel, a semejanza de lo que ocurre en Gaza, y pasar el mensaje de que los palestinos estamos aquí", y no matar a un número elevado de personas; mientras que con los túneles ofensivos se busca "eliminar la mayor cantidad posible de militares israelíes y crear un desconcierto psicológico en las filas enemigas", dice Madhun. "Existe una realidad nueva que se está dando en esta guerra y que no había ocurrido en el pasado, y es que los túneles impiden que toda la tecnología punta que posee Israel sea incapaz de detectar y seguir los movimientos de los milicianos. Los aviones y los drones mantienen un control riguroso sobre la superficie, pero no saben lo que sucede a diez o treinta metros de profundidad", añade el analista de Al Risala, que no se vende en Cisjordania porque Israel no lo permite aunque hay quien dice que la Autoridad Nacional Palestina no tiene ningún interés en que los medios de Gaza contaminen el oasis ficticio que se ha creado en Cisjordania. .

"Los túneles impiden que toda la tecnología de Israel sea incapaz de detectar y seguir los movimientos de los milicianos"

"Una de las principales consecuencias es que los milicianos se liberan de la enorme presión que conllevaban las operaciones sobre la superficie, pues ahora no están sometidos al peligro constante de los bombardeos. Esta circunstancia hace que su trabajo sea mucho más eficaz y que no tengan tantas bajas como en el pasado", señala Madhun. "Por si esto fuera poco", incide, "de esta manera Hamás también consigue negar las acusaciones de los dirigentes israelíes de que los milicianos se ocultan detrás de los civiles, operan desde zonas residenciales y utilizan a los civiles como escudos humanos".

El fenómeno se ha desarrollado en paralelo a una sensible transformación de Hamás, que parece haber alcanzado su mayoría de edad en este conflicto. Sus milicias, las Brigadas al Qassam, han dejado de ser una fuerza voluntariosa de aficionados para convertirse en un ejército cualificado. "La misma cadena de mandos funciona perfectamente y si Israel consiguiera eliminar al jefe de las milicias, el histórico Mohammed Deif, otro ocuparía su lugar automáticamente y la estructura de las milicias no se resentiría. La resistencia continuaría sin cambios apreciables", explica Mahdun.

La idea de los túneles fue inicialmente comercial, creándose una red subterránea que unía la ciudad palestina de Rafah con la península del Sinaí. Probablemente si Israel no hubiera impuesto un bloqueo comercial sobre la Franja hoy no habría túneles. El primer uso militar de un túnel se remonta a 2004, es decir hace una década, cuando un comando palestino penetró hasta el control militar de Mahfuda. Fue una sorpresa para los israelíes y en opinión de algunos palestinos aceleró la evacuación de Gaza al año siguiente.

Existen ingenieros que planifican los túneles para Hamás y para otras milicias. La mayoría de los conductos subterráneos pertenecen a Hamás y son sus milicias las que han llevado a cabo todas las operaciones de infiltración que han tenido lugar durante el presente conflicto. La sorpresa de los israelíes no obedece al hecho mismo de los túneles, que ya lo conocían, sino a la cantidad de los descubiertos en los últimos días, de una gran calidad.

Algunos son bastante anchos como para que quepan dos o tres personas y son lo suficientemente altos como para que se pueda caminar o correr por ellos. Muchos tienen una forma de red, de manera que si se destruye una salida es posible seguir utilizando el túnel en otras salidas. Dentro hay almacenes de cohetes y reservas de comida, especialmente dátiles secos, que son nutritivos y se conservan durante mucho tiempo.

"Si los soldados se quedan en la Franja será como un regalo para Hamás"

Una posibilidad que se ha comentado es que el ejército israelí decida permanecer en la zona de una manera permanente, creando una especie de ‘zona de seguridad' dentro de la Franja con el único propósito de lidiar con los túneles, pero en el mensaje de ayer de Mohammed Deif se advertía que eso justamente es lo que quiere Hamás. "Si los soldados se quedan en la Franja será como un regalo para Hamás puesto que permitirá que nuestros milicianos les ataquen de manera continuada". Lo ha dicho Mohammed Deif, quien ha añadido que el objetivo de las Brigadas al Qassam no son los civiles israelíes sino los militares. De hecho, todas las operaciones de las Brigadas a través de los túneles se han dirigido contra soldados.

Sin embargo, el futuro de los túneles es "incierto" puesto que Israel va a tratar de eliminarlos a cualquier precio, tanto si hay un acuerdo de alto el fuego como si no, dice Muhaimar Abu Saada, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad al Azhar, un centro vinculado con Al Fatah. "Israel no permitirá de ninguna manera que los túneles sigan funcionando cuando termine esta guerra y tratará de eliminar su amenaza en cualquier acuerdo de alto el fuego al que se llegue".

El doctor Abu Saada no ve con buenos la resistencia de Hamás. El lunes perdió un familiar y otro se encuentra en coma, durante los bombardeos de la aviación israelí. En Gaza nadie está a salvo de los ataques indiscriminados de la aviación, la artillería y la marina, por muy moderado que sea. "Ahora se está hablando de una tregua de diez años y del cierre prolongado de los túneles durante ese periodo. Esto es una prioridad para Israel y es muy dudoso que Hamás consiga eludir esta demanda", dice Abu Saada.

La idea de los túneles ofensivos fue tal vez de Marwan Isa, el lugarteniente de Mohammed Deif, y el elevado coste de la construcción de la red ha sido financiado probablemente con la ayuda de aliados de Hamás en el exterior, aunque desde hace dos años las relaciones entre Hamás e Irán se han reducido significativamente.