Público
Público

"La Primavera Árabe ha demostrado la potencia de la desobediencia civil"

Activistas de Palestina, Siria y el Sáhara dan testimonio de la realidad de sus países en el Congreso Internacional contra la Represión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si algo sorprendió y rompió los esquemas en Occidente de los levantamientos populares de la 'Primavera Árabe' fue el hecho de que fueran laicos y, en la mayoría de los casos, usaran la desobediencia civil masiva como principal forma de lucha. Sin embargo, que los activistas no cogieran fusiles no significó que los gobiernos los dejasen de utilizar, todo lo contrario. Y, para hablar sobre las movilizaciones y la respuesta gubernamental, han venido hasta Madrid activistas, intelectuales y periodistas procedentes de buena parte de países para participar en el Congreso Internacional contra la Represión de los Movimientos Sociales, que se celebra estos días en el Ateneo de la capital.

'Los levantamientos árabes han puesto sobre la mesa la potencia de la utilización de la lucha popular, la no-violencia y la desobediencia civil como forma de lucha. Y esto también es aplicable en Palestina', aseveraba Maysa Haijai. Si un pueblo puede considerarse experto en la protesta y la guerra éste es sin duda el suyo. Allí, durante el último medio siglo los activistas se han visto abocados en la mayoría de los casos a salir a defender sus derechos con una AK-47. Sin embargo, esta socióloga y politóloga palestina se ha mostrado convencida de que 'la lucha armada, las células clandestinas y la resistencia tradicional no son efectivas hoy y le salen muy caras al pueblo palestino. Además ayudan a difundir la imagen entre los israelís de que somos todos terroristas'.

'Pese a que la lucha armada es minoritaria siempre se lleva toda la visibilidad mediática'

Haijai, imagen de las nuevas generaciones palestinas, joven y con piercing en la boca, ha recordado que su pueblo siempre ha llevado a cabo una gran resistencia civil no-violenta y, aún hoy, sigue habiendo de acciones como manifestaciones, huelgas y ocupaciones. 'La resistencia no-violenta y muy bien organizada es la única forma que tienen los palestinos para liberarse de la ocupación'. El problema es que 'pese a que la lucha armada es más minoritaria siempre se lleva toda la visibilidad mediática'.

Esto también lo sabe Leila Nachawati, activista siria por los derechos humanos, quien ha participado en el Congreso para hablar sobre el sangriento conflicto en el que está envuelto su país desde hace más de un año y que se estima que ha costado ya la vida a cerca de 25.000 personas y un millón y medio de desplazados. Sin embargo, ha remarcado que 'la deriva militar era inevitable. Y no seré yo quien diga a una madre que ha enterrado a sus cinco hijos muertos en manifestaciones que no ha de apoyar el levantamiento armado'. El público ha estallado en aplausos.

'La población siria se siente abandonada frente a un régimen brutal'

En este sentido, ha hecho hincapié en la importancia que sigue teniendo la protesta ciudadana, que continúa llenando las calles sirias pacíficamente cada viernes. Ésta se organiza fundamentalmente en los Comités de Coordinación Locales, los colectivos ciudadanos en los que desde el inicio del levantamiento se han agrupado los activistas para impulsar las protestas pacíficas, grabar las atrocidades, ayudar a la prensa extranjera y hacer el recuento diario de los muertos.

'La población siria se siente sola y abandonada frente a uno de los regímenes más brutales del mundo', ha explicado Nachawati, que también ha rechazado las tesis llamadas 'anti-imperialistas', pues 'Siria lleva 40 años sufriendo la represión. No son suficiente para entender el levantamiento sirio los intereses geoestratégicos de las potencias que mueven piezas en el tablero de ajedrez'. De esta forma, ha hecho un llamamiento a no caer en las explicaciones de gobiernos y grandes medios de comunicación que, a su parecer, utilizan la estrategia de 'divide y vencerás'. Frente a estas interpretaciones, ella apuesta por 'escuchar las voces de la región, entender que los sirios siguen hablando de revolución y centrarse en los valores universales que defienden estos levantamientos'.

Dentro de los testimonios de represión en los países árabes traídos a Madrid se encontraba también la voz de Sultana Jaya, activista saharaui y víctima de torturas por parte del gobierno marroquí. 'Deforman la cara a las mujeres como forma de tortura'. Ella misma lo ha experimentado. Cuando la detuvieron mientras iba a una manifestación le dieron una paliza y le dejaron uno de los ojos muy mal herido. Cuando se encontraba en el hospital, el médico, por órdenes del Ejército, insistió en coserle los párpados para dejarla marcada de por vida. 'No hay peor castigo para una mujer saharaui que marcar así su rostro'.

'No hay peor castigo para una mujer saharaui que marcar así su rostro' Ella tuvo suerte. Una ONG suiza consiguió sacarla del país y que no le cosieran el ojo. A día de hoy, pese a haber perdido la vista, a penas se le nota con la reconstrucción que lleva y que se ha quitado en mitad de la ponencia. Cuando regresó a Marruecos la volvieron a detener, le rompieron el brazo e intentaron sacarle el otro ojo, 'tuve suerte de nuevo y sólo me rompieron el pómulo'.

Pero ella no se da por vencida y está más segura que nunca para continuar su lucha, 'tenemos el verde en nuestra bandera y el verde es el color de la esperanza'. Y, ante un público emocionado, ha terminado la ponencia gritando '¡Sáhara libre!'.