Público
Público

El primer ministro egipcio dice que los disturbios son "complot" contra el país

Esam Sharaf apeló a la unidad nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro egipcio, Esam Sharaf, dijo hoy en un discurso a la nación que los graves disturbios del domingo entre el ejército y manifestantes cristianos coptos forman parte de un complot contra el país, y apeló a la unidad nacional.

Sharaf hizo esas declaraciones después de que 24 personas muriesen, de ellas al menos 19 civiles, y otras 213 resultasen heridas en los enfrentamientos, según el último recuento oficial de víctimas.

'Egipto ha vivido horas difíciles y complicadas', reconoció Sharaf poco después de visitar la zona de Maspero, en la sede de la radiotelevisión egipcia, donde se celebraba la manifestación de coptos que acabó en un baño de sangre.

Sharaf consideró que la amenaza más grave para la seguridad de Egipto es que se rompa la unidad nacional y nazca la discordia entre cristianos y musulmanes, así como entre el pueblo y el ejército, pero se mostró convencido de que el episodio del domingo no fue una lucha confesional sino una conspiración.

'Egipto ha vivido horas difíciles y complicadas', reconoció Sharaf

El primer ministro dijo que los disturbios han arrastrado al país al pasado, y han traído el miedo y el pánico, pero apostó por avanzar hacia el futuro 'para construir un Estado moderno basado en principios democráticos'.

Asimismo, acusó a 'manos internas y externas' de intentar socavar la democracia en Egipto, que está dirigido por una junta militar desde las revueltas que acabaron con el régimen de Hosni Mubarak en febrero y que hoy vivió los peores disturbios desde aquella fecha.

Sharaf se dirigió a la nación después de mantener una reunión de urgencia con un comité ministerial de crisis convocado para analizar 'las causas y las repercusiones' de los acontecimientos de hoy.

Mientras, el Ministerio de Sanidad actualizó sus cifras sobre víctimas, e informó de la muerte de 24 personas (frente a las anteriores 23) y añadió que 144 de los 193 heridos son tratados en los hospitales de la capital.

Un 10 por ciento de los ingresados se encuentran en estado crítico, según el mismo comunicado.

Los heridos coptos acusan al ejército y a los 'baltaguiya' (matones) de haberles atacado, mientras que los medios oficiales señalan que los choques se originaron después de sufrir disparos de los manifestantes.