Publicado: 04.11.2015 10:32 |Actualizado: 04.11.2015 11:06

El primer ministro rumano dimite tras el incendio de una discoteca en Bucarest forzado por las protestas

Además, Victor Ponta, primer ministro rumano, esta siendo investigado por corrupción. El martes 20.000 personas se manifestaron en Bucarest pidiendo la dimisión del Gobierno. El número de fallecidos en el incendio ascienden a 32.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Cerca de 20.000 personas, en la manifestación contra el Gobierno rumano. REUTERS

Cerca de 20.000 personas, en la manifestación contra el Gobierno rumano. REUTERS

BUCAREST.- El primer ministro de Rumanía, Victor Ponta, que está siendo juzgado por corrupción, ha presentado este miércoles su dimisión, según ha anunciado su partido, el socialdemócrata PSD. Ponta está acusado de evasión fiscal, blanqueo de dinero y falsedad documental y está bajo una gran presión popular tras el incendio que el pasado viernes dejó 32 muertos en una discoteca que incumplía las normas de seguridad.

La dimisión de Ponta viene precedida de una manifestación en Bucarest, en la que más de 20.000 personas pidieron el pasado martes la dimisión del Gobierno rumano de centroizquierda por el incendio.

El propio Victor Ponta ha declarado que tiene "la obligación de reconocer el enfado legítimo que existe en la sociedad". "Espero que renunciar a mi mandato y al Gobierno satisfagan las peticiones de los manifestantes", ha añadido.



El número de muertos por el incendio asciende a 32 después de fallecer la mañana del martes una mujer de 27 años en un hospital de la capital rumana, según informaron fuentes médicas. "La chica tenía quemaduras en más del cincuenta por ciento de su cuerpo y en las vías respiratorias", señaló la portavoz del hospital Sf. Pantelimon, Fiorella Mitoiu.

Imagen de Victor Ponta, exprimer ministro ruso. GOBIERNO DE RUMANÍA.

La manifestación organizada con el propósito de exigir la dimisión del alcalde del sector cuatro de la capital rumana, Cristian Popescu Piedone, se convirtió en una protesta contra el Ejecutivo, encabezado por el socialdemócrata Victor Ponta. 

Los manifestantes vincularon la inacción en la lucha contra la corrupción del Gobierno con la tragedia y la falta de controles de seguridad por parte de las autoridades. "Por la sangre de los jóvenes, los corruptos a la cárcel", "Asesinos" o "Ponta, dimite", fueron algunos lemas que gritaron los manifestantes.

Las autoridades temen que el número de muertos pueda aumentar, ya que 90 de los heridos siguen en estado crítico. Además de presentar graves quemaduras, muchos de ellos han sufrido lesiones provocadas por la avalancha humana y otros por inhalación de gases tóxicos.

Algunos testigos aseguraron que en la discoteca Colectiv, en la que se estaba celebrando un concierto cuando ocurrió la tragedia, no existían salidas de incendio y que se habían utilizado materiales inflamables para insonorizar el local. El presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, señaló el pasado fin de semana que los fallos de seguridad causaron el incendio.