Publicado: 02.12.2013 19:38 |Actualizado: 02.12.2013 19:38

El primer ministro ucraniano dice que la situación está "descontrolada"

Azárov afirma que el Gobierno tiene información de que se está preparando el asalto al edificio del Parlamento. El presidente pide a manifestantes y fuerzas de seguridad que mantengan un "carácter pacífico&quo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro de Ucrania, Nikolái Azárov, ha expresado este lunes que la situación con las protestas de los opositores en Kiev está "descontrolada". Además, ha asegurado que  "el Gobierno tiene información de que se está preparando el asalto al edificio del Parlamento", en una reunión que mantuvo este lunes en Kiev con los embajadores de la Unión Europea, EEUU y Canadá en Ucrania, según apuntan medios de comunicación.

"Ahora la situación ha cambiado. Por un lado, no les quitamos la responsabilidad a las fuerzas de seguridad, pero por otro, los políticos que se han sumado a estas acciones han radicalizado la situación", ha asegurado. Además, ha declarado asimismo que las acciones de protesta han pasado de ser "multitudinarias" a ser "descontroladas", "o más bien dirigidas desde determinadas fuerzas políticas".

En este contexto, añadió que "estas fuerzas políticas tienen la ilusión de que se puede revertir el orden establecido". "Esto tiene todos los signos de un golpe de Estado. Esto es muy grave. Nosotros mostramos paciencia, pero quisiéramos que nuestros socios no sintieran que hay permisividad", ha añadido.

El primer ministro no dudó en decir a los embajadores que "para lograr esas ilusiones, emplean métodos totalmente ilegales: dirigen a la gente a asaltar los edificios oficiales, a bloquear el trabajo de las instituciones y dan ultimatos. Ese camino no lleva a ninguna parte".

Se refería a los incidentes ocurridos este domingo, cuando grupos de descontrolados trataron de asaltar el complejo presidencial, mientras otro grupo ocupaba el Ayuntamiento de la capital, en medio de la mayor manifestación de los últimos días. Azárov ha pedido la ayuda de los embajadores para que sus países influyan en los líderes opositores de manera que los manifestantes no utilicen la fuerza.

También ha manifestado que el jefe de la policía de Kiev, Valeri Koriak, ha sido despedido por el violento desalojo de los manifestantes acampados en la plaza de la Independencia la madrugada del sábado.

El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, por su parte ha pedido este lunes a manifestantes y fuerzas de seguridad que cumplan la ley y mantengan "un carácter pacífico" durante las protestas que se registran en todo el país. "Cuando decimos que estamos construyendo un Estado democrático (...), es importante que todos cumplan con la ley. No importa si son autoridades, fuerzas del orden o participantes en esas acciones", ha incidido.

Todos deben cumplir obligatoriamente las leyes de nuestro Estado", ha expresado Yanukóvich en una entrevista que concedió a varios canales de televisión ucranianos. El presidente ucraniano ha apuntado que las manifestaciones en Ucrania han demostrado que "cada uno tiene no sólo el derecho, sino también la posibilidad de expresar su punto de vista". "Estoy seguro de que cualquier paz, incluso mala, es mejor que cualquier buena guerra", ha agregado.

Yanukóvich calificó de demasiado duro el violento desalojo de la plaza de la Independencia de Kiev en la madrugada del sábado y criticó a la policía por "haberse pasado tres pueblos" a la hora de disolver a los manifestantes que decidieron pasar la noche ese céntrico lugar de la capital ucraniana.

"Se puede decir que en la noche del viernes al sábado las fuerzas del orden se pasaron tres pueblos. Y en este caso no puede haber justificación. Aunque entendemos que algo les provocó", ha señalado el presidente, quien pidió a la oposición que ayude a la policía a encontrar a los provocadores.

Al mismo tiempo, ha manifestado su indignación por la toma de varios edificios administrativos en Kiev durante las protestas del domingo y pidió la cooperación de los partidos de la oposición para identificar a los responsables.

Yanukóvich también aclaró que no cancelará la visita de Estado que iniciará mañana a China, donde se reunirá con su homólogo Xi Jinping, por la importancia que tiene ese país para la economía ucraniana. Un grupo de opositores se enfrentó el pasado domingo con la policía que custodiaba la sede presidencial, mientras otro tomó el Ayuntamiento de la capital ucraniana.

Varios radicales trataron de romper con ayuda de una excavadora el cordón policial que protegía el complejo presidencial. Cerca de 200 personas resultaron heridas durante las protestas de ayer, en las que participaron entre 150.000 y medio millón de personas, según distintas fuentes.