Publicado: 22.08.2016 12:11 |Actualizado: 22.08.2016 12:27

El primer yihadista acusado de destruir patrimonio de la humanidad en Tombuctú se declara culpable

Achmad al Mahdi ha pedido disculpas ante la Corte Penal Internacional, que podría imponerle una pena de 30 años de prisión por destruir en 2012 nueve mausoleos y la mezquita de Sidi Yahya, del siglo XV.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El acusado Achmad al Mahdi al Faqi, alias "Abu Turab" (dcha), comparece ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya (Holanda)/EFE

El acusado Achmad al Mahdi al Faqi, alias "Abu Turab" (dcha), comparece ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya (Holanda)/EFE

LA HAYA.- Achmad al Mahdi al Faqi, alias "Abu Turab" y primer acusado de crímenes de guerra por la destrucción de bienes patrimonio de la humanidad en Tombuctú (Mali), se ha declarado culpable ante la Corte Penal Internacional (CPI) en el juicio que ha comenzado este lunes, siendo la primera vez que la institución cita la destrucción de objetos culturales como crimen de guerra.

Entre los monumentos que Al Mahdi, presunto integrante del movimiento terrorista Ansar al Din, habría destruido o ayudado a destruir en 2012 figuran nueve mausoleos y la mezquita y madraza de Sidi Yahya, del siglo XV, en la mítica Tombuctú.



"Con gran pesar debo presentar mi culpabilidad. Todos los cargos que se me imputan son precisos y correctos", ha señalado en una declaración el acusado, quien ha asegurado que siente un "gran dolor" por los hechos cometidos y pidió perdón a la población de Mali y a la comunidad internacional.

"Espero que la pena que se me impute sea suficiente para lograr el perdón" de todos los afectados, ha añadido.

Por su parte, el presidente de la cámara de primera instancia del alto tribunal internacional recordó a Al Mahdi que, en caso de ser declarado culpable, se le podría imponer una pena de hasta 30 años de prisión. A ella se le podría sumar una multa o la confiscación de los beneficios, bienes o haberes extraídos directa o indirectamente de los crímenes cometidos.

La Corte confía en que este proceso inédito siente un precedente para otros casos similares.

La fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, le acusa de ser el líder de los ataques en Tombuctú y de participar físicamente en varios de ellos. En la vista de confirmación de cargos contra Al Mahdi el pasado marzo, Bensouda dijo que los mausoleos y la mezquita destruidos "eran importantes no solo desde un punto de vista histórico y religioso, sino también identitario para el pueblo de Mali".

En enero de 2012 comenzó en Mali un conflicto armado durante el cual la ciudad de Tombuctú estuvo bajo el control de varios grupos terroristas, incluido Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Ansar Al Din.