Publicado: 11.04.2015 19:50 |Actualizado: 11.04.2015 20:12

La primera intervención de Raúl Castro en la Cumbre de las Américas arranca una ovación

El presidente cubano provoca las carcajadas de la audiencia al reconocer que le supuso "un gran esfuerzo" limitar su histórico discurso ante el hemisferio a los ocho minutos establecidos por el protocolo de la cita de estadistas en Panamá

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 12
Comentarios:
Periodistas escuchan el discurso del presidente de Cuba, Raúl Castro, en la sala de prensa durante la sesión plenaria de la VII Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de las Américas. EFE/Alejandro Ernesto

Periodistas escuchan el discurso del presidente de Cuba, Raúl Castro, en la sala de prensa durante la sesión plenaria de la VII Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de las Américas. EFE/Alejandro Ernesto

La primera intervención del presidente de Cuba, Raúl Castro, en una Cumbre de las Américas, provocó una ovación en la sala donde se celebra la reunión hemisférica y copó la atención de centenares de periodistas en la sala de prensa instalada en el Centro de Convenciones Atlapa.

"Ya era hora de yo hablara aquí" en nombre de Cuba, dijo el mandatario cubano, quien el viernes protagonizó junto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, un momento histórico cuando se estrecharon la mano en el marco de la inauguración de la VII Cumbre de las Américas.

El anuncio del gobernante anfitrión, Juan Carlos Varela, de la intervención de Castro, inmediatamente después de las palabras del presidente de Estados Unidos arrancó un sonoro y largo aplauso de los jefes de Estado y delegaciones oficiales.



Raúl Castro bromeó sobre el número de cumbres de las que fue excluida Cuba y el tiempo que le debían y le tocaba hablar: "6 x 8 = 48" minutos

En la sala de prensa, los informadores se agolparon frente a la pantalla gigante para seguir atentamente el discurso del líder cubano, quien arrancó carcajadas de toda su audiencia cuando confesó que le supuso "un gran esfuerzo" limitar su histórico discurso ante el hemisferio a los ocho minutos establecidos por el protocolo.

Castro dijo que le debían el tiempo de las seis cumbres anteriores en las que les "excluyeron" y sacó la cuenta de los minutos que le tocaban hablar: "6 por 8: 48", comentó jocoso.

El presidente cubano finalmente habló poco más de 40 minutos, ante lo cual el anfitrión pidió al resto de sus colegas intentar, en la medida de lo posible, abreviar sus intervenciones.

Varela agradeció las palabras de Castro, surgidas "desde el corazón", y justificó que por "razones de justicia histórica" mereció hablar casi seis veces más de lo estipulado por la organización.​

El presidente cubano hizo un relato histórico de las "agresiones imperialistas" de Washington contra los países de América Latina

Castro hizo un relato histórico de "agresiones imperialistas" a América Latina, pero exculpó de ellas a Obama pese a que abundó en su relato sobre las "guerras, conquistas e intervenciones" de EEUU, al que se refirió como "fuerza hegemónica que despojó de territorios a toda nuestra América y se extendió hasta el río Bravo".

En ese mismo marco, recordó que a fines del siglo XIX el Congreso de Estados Unidos autorizó "intervenir militarmente en Cuba" y que ello dio paso "a la instalación de una base en Guantánamo, que hasta hoy ocupa nuestro territorio".

En esa línea histórica, llegó al siglo XX, cuando afirmó que "predominó hacia América Latina la política de las cañoneras" y hubo "sucesivas intervenciones para derrocar regímenes democráticos" en América Latina, donde "fueron instaladas dictaduras en veinte países y doce de ellas en forma simultánea".

Siempre en clara referencia a Estados Unidos, aseguró que "sólo en Suramérica fueron asesinados cientos de miles de personas" y citó como caso más "brutal" el golpe de Estado de 1973 contra el presidente chileno Salvador Allende, cuyo ejemplo es "imperecedero", dijo.

"Todos (los presidentes de EEUU anteriores) tienen deudas con nosotros, pero no el presidente Obama"

Cuando concluía el repaso histórico, Castro decidió ofrecerle "disculpas" a Obama. "La pasión me sale por los poros cuando de la revolución se trata, pero le pido disculpas al presidente Obama porque él no tiene nada que ver con todo esto", declaró para recibir otra ovación.

"Todos (los presidentes de EEUU anteriores) tienen deudas con nosotros, pero no el presidente Obama", que "es un hombre honesto" y con una "forma de ser que obedece a su origen humilde", dijo.

Castro también valoró como "un paso muy positivo" la decisión de Obama de sacar a Cuba de la lista de países que, según Estados Unidos, son patrocinadores del terrorismo y comentó con ironía esa acusación que la Casa Blanca mantiene desde hace décadas.

"Dicen que somos terroristas. Y sí, hemos hecho algunos actos de solidaridad con muchos pueblos que pueden considerarse terroristas" en el "imperialismo", declaró, para aclarar que se refería a misiones humanitarias en diferentes países en vías de desarrollo.

Tras valorar el "esfuerzo" que lleva adelante con Obama para establecer relaciones "normales", Castro instó a los países de América Latina a que apoyen al presidente de Estados Unidos en "su intención de liquidar el bloqueo" a la isla.

"El presidente Obama nació bajo la política del bloqueo a Cuba, tampoco tiene culpa de eso", pero "ese y otros elementos deberán resolverse en el proceso de normalización de relaciones", indicó.

Raúl Castro denunció el proceso de "agresión que sufre" el Gobierno bolivariano de Maduro

Castro también le dejó a Obama una firme exigencia en relación a Venezuela, un país del que sostuvo que "no es ni puede ser una amenaza contra la seguridad de Estados Unidos". Consideró "positivo que el presidente Obama lo haya reconocido", pero exigió que "sean derogadas" las sanciones aplicadas a Venezuela y manifestó "todo el apoyo de Cuba al Gobierno legítimo y a la unión cívico militar que encabeza el presidente Nicolás Maduro".

Al hablar de Venezuela, Castro llegó a encresparse al afirmar que los cubanos son quienes "mejor conocen" el proceso de "agresión" que "sufre" el Gobierno bolivariano.

"Lo sabemos porque (los venezolanos) están pasando por el mismo camino por el que pasamos nosotros y están pasando por las mismas agresiones por las que pasamos nosotros", declaró al tiempo que daba un fuerte golpe en la mesa.

Castro también aludió indirectamente a EEUU en relación a otros asuntos, como cuando declaró el apoyo cubano a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y a la "defensa de la soberanía financiera de ese país" (Argentina) frente a los llamados "fondos buitre".

Asimismo, manifestó el respaldo de Cuba y de "todos los pueblos latinoamericanos, al empeño del pueblo latinoamericano de Puerto Rico por alcanzar la independencia".

En otra alusión directa a Estados Unidos, Castro afirmó que "no se puede aceptar que menos de una docena de imperios, sobre todo norteamericanos, determinen lo que se ve o se lee en el planeta" y consideró "inaceptable que se empleen herramientas informáticas para agredir o espiar a otros Estados".

Cuando concluía su intervención, Castro le tendió una mano a Obama, a quien le dijo directamente que "quienes estamos aquí tenemos la oportunidad de aprender a respetar las tolerancias y a convivir en paz, como buenos vecinos".