Público
Público

Los primeros análisis descartan los brotes de soja como foco del 'E.coli'

El Ministerio de Agricultura de Baja Sajonia confirma que 23 de las 40 pruebas realizadas dan negativo a la presencia de la bacteria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La investigación de la infección por la nueva cepa de la bacteria E.coli sigue dando palos de ciego. Hasta ahora, los resultados de los análisis realizados a los brotes sospechosos de haber provocado la epidemia, que ya ha causado 22 muertos, en un semillero alemán de Baja Sajonia han dado negativo.

Las autoridades alemanas todavía no han localizado la fuente exacta ya que ninguna de las primeras 23 pruebas realizadas (de 40) en la explotación de la región de Uelzen han dado positivo, según el Ministerio de Agricultura de la región de Baja Sajonia.

Los responsables de Agricultura de Baja Sajonia informaron ayer de que los brotes de soja y otro tipo de brotes cultivados en dicho lugar podrían estar en el origen de la bacteria que ha contagiado a más de 2.000 personas, por lo que la finca ha sido cerrada y sus productos han sido retirados del mercado. 

El jefe de la explotación alemana ha sido el primer sorprendido por el cierre del semillero y ha afirmado que no entiende por qué se ha dicho que los brotes de soja y otros productos de su plantación podrían ser los causantes de esta crisis. Klaus Verbeck, director ejecutivo de Gaertnerhof Bienenbuettel, ha asegurado en declaraciones al periódico Neue Osnabruecker Zeitung que para cultivar sus brotes de soja no utiliza fertilizantes y que en su explotación no hay animales.

'No puedo entender cómo podrían encajar los procesos que tenemos aquí y las acusaciones'

'No puedo entender cómo podrían encajar los procesos que tenemos aquí y las acusaciones', ha declarado Verbeck al periódico. 'Los brotes de soja crecen a partir de semillas y agua, y no se fertilizan en absoluto. Tampoco se utiliza ningún fertilizante animal en otras zonas de la granja', ha asegurado.

No obstante, el resto de resultados aún tardarán en conocerse. El agente patógeno HUSEC041 (O104:H4) es una nueva variedad, hasta ahora desconocida, que se perfila como un 'pariente lejano' de la cepa más común que causa la enfermedad por E. coli. Es la conclusión a la que llegaron la semana pasada científicos de Hamburgo y China, quienes consiguieron descifrar el código genético de la bacteria, hasta dos y tres veces más agresiva que la E. coli original, hallada en 2001.

La investigación ya había errado anteriormente en sus acusaciones contra los pepinos españoles y holandeses (que contenían EHEC, pero de otro tipo). El sábado, por fin, se concretó una línea de investigación en torno a un restaurante de Lübeck (cerca de Hamburgo), donde 17 de los infectados, de distintos grupos y lugares, comieron entre el 12 y el 14 de mayo.

Los agricultores alemanes han perdido 30 millones de euros 

Así, las autoridades investigan ahora toda la cadena de distribución y transporte de los productos del local. La búsqueda se acota cada vez más a la región de Hamburgo y alrededores, y en especial a su gran mercado local. Los expertos siguen sin descartar que el germen pueda proceder de aguas fecales humanas, que el contagio se produzca de persona a persona o de animal a persona.

En los últimos días, numerosos organismos han lanzado alertas sanitarias a la población. Las autoridades alemanas mantienen la alerta en el norte del país sobre el consumo de verdura cruda, en especial pepinos, lechuga y tomates sin cocinar, como hicieron al inicio de la epidemia. La OMS advirtió a los viajeros dispuestos a visitar el país centroeuropeo de los riesgos de la epidemia. La UE hizo lo propio y recomendó cumplir 'medidas de higiene'. 'Aquél que padezca diarrea sanguinolenta, fuertes dolores de estómago y haya viajado a Alemania recientemente debe recibir consejo médico de inmediato', señaló la ONU.