Publicado: 20.05.2014 10:42 |Actualizado: 20.05.2014 10:42

Prisión preventiva para los directivos de la mina turca donde murieron 301 trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía de Soma, la ciudad minera de Turquía donde el martes pasado murieron 301 trabajadores atrapados en una explotación de lignito, ha decretado prisión preventiva para ocho responsables de la mina, según el diario Hürriyet.

Entre los detenidos destacan Ramazan Dogru, director general de la compañía Soma Kömür Isletmeleri, encargada de la gestión de la mina privatizada, así como Can Gürkan, presidente del consejo de administración de la misma empresa e hijo del propietario del Soma holding, la casa matriz de la sociedad.

En el primer interrogatorio, los acusados intentaban achacarse mutuamente la responsabilidad del desastre, y Dogru llegó a afirmar que se le había falsificado la firma en varios documentos. Otros nueve responsables de la empresa serán juzgados en libertad provisional, pero el dueño del holding, Alp Gürkan, no está entre los acusados, aunque tiene pendiente otro juicio por fraude mercantil y estafa. La Policía turca detuvo este fin de semana a 26 responsables de la mina , entre directivos e ingenieros, para ser interrogados.

Ramazan Dogru, director, general de la compañía Soma Kömür Isletmeleri, resopnsable de la mina accidentada, a su llegada al juzgado para prestar declaración. REUTERS

La Fiscalía ha preguntado por qué no se tomaron medidas después de verificar que justo antes del accidente los niveles de monóxido de carbono (el gas por cuya inhalación murieron los mineros) estaban un 50 % más altos de lo normal. También se investiga por qué las primeras llamadas a los bomberos y al centro de Emergencias se hicieron sólo una hora después de declararse el incendio, un retraso grave, dado que las máscaras de oxígeno estaban diseñadas para durar 45 minutos.

El desastre de la mina de carbón de Soma ha sido el más grave en la historia de la minería de Turquía, superando la cifra de muertos de una explosión de grisú que mató a 263 mineros de Zonguldak en 1992. El desastre ha provocado protestas en toda Turquía, dirigidas tanto contra los propietarios de las minas, a los que se acusa de ignorar la seguridad con fines de lucro, y al Gobierno del primer ministro Tayyip Erdogan, por la tardía respuesta.

El principal sindicato de la región de Soma ha pedido una huelga de brazos caídos para la jornada de este martes para los 3.200 mineros de la zona, mientras se realizan inspecciones en las minas.