Publicado: 12.07.2014 18:10 |Actualizado: 12.07.2014 18:10

Prorrusos denuncian la muerte de 30 civiles bajo la artillería de Kiev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos treinta civiles han muerto este sábado a causa del fuego de la artillería ucraniana contra un suburbio de Donetsk, capital de la región homónima en el este de Ucrania, según ha denunciado el jefe de los combatientes prorrusos, Ígor Strelkov.

"Tenemos conocimiento de treinta muertos. Pero aún no se han retirado todos los escombros, de modo que pueden ser más. Los puestos de las milicias no sufrieron daños ni hay bajas entre los milicianos", ha asegurado Strelkov en una rueda de prensa en Donetsk, citado por la agencia rusa Interfax.

El oligarca y presidente electo ucraniano: "Por cada vida de nuestros militares, los guerrilleros pagarán con decenas y cientos de las suyas"

Según los separatistas, las fuerzas gubernamentales castigaron esta madrugada con fuego de artillería y cohetes la localidad Marinka, uno de los suburbios de Donetsk, ciudad de casi un millón de habitantes.

El jefe del Gobierno de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandr Borodái, anunció que ha comenzado la evacuación de de la población civil de Marinka y otros suburbios de Donetsk, ciudad que se ha convertido en el principal reducto de los separatistas. "Estamos evacuando en primer lugar a los niños. Los refugiados se dirigen a Rusia. De momento se trata de varios centenares de evacuados", ha precisado Borodái.

Según el mandatario, muchas personas abandonan la zona de los combates por su cuenta y riesgo, ya sea en transporte público o en sus propios automóviles. El jueves, Borodái adelantó que cerca de 100.000 personas podrían ser evacuadas próximamente de distintas zonas de Donetsk.

La aviación ucraniana ha matado a 500 milicianos separatistas en los bombardeos de las últimas horas a lo largo de un amplio frente cerca de la frontera con Rusia, según ha asegurado el Ejército ucraniano.

"Según la evaluación preliminar, los pilotos ucranianos (...) han matado a unos 500 combatientes y han dañado dos vehículos blindados de transporte de tropas", ha explicado un portavoz de la operación, Andrii Lisenko, en declaraciones a la prensa. En el bando ucraniano habría cinco militares muertos.

Los separatistas niegan la veracidad de esta información

Los objetivos han sido las posiciones desde las que los milicianos dispararon el viernes varios misiles Grad contra una brigada motorizada del Ejército y mataron así a 23 militares. El "epicentro" de los bombardeos ha sido una base de los separatistas cerca de Perevalsk, al norte de Donetsk, donde han sido destruidos dos carros de combate y diez vehículos blindados.

Los aviones ucranianos han realizado un total de 16 misiones bombardeando objetivos como la base de Dzerzhinsk, cerca de Donetsk, una de las más importantes de los insurgentes, según ha explicado Lisenko.

Sin embargo, los separatistas han asegurado en declaraciones a las agencias de noticias rusas que no han sufrido bajas importantes y han señalado que estos ataques se basaban en información de inteligencia obsoleta. "No había voluntarios (milicianos) donde actuó ayer la aviación ucraniana", ha indicado un portavoz de los separatistas de Lugansk.

Las tropas del Gobierno de Kiev han continuado este sábado su ofensiva para atenazar la ciudades de Donestk y Lugansk, los principales reductos de las milicias separatistas prorrusas,  ha informado el mando militar ucraniano, que admitió que los rebeldes intentan contraatacar en algunas zonas fronterizas con Rusia.

"Los militares ucranianos prosiguen su labor para cercar a los guerrilleros en la zona de Donetsk y terminan la construcción de nuevos puestos fortificados", ha escrito en Facebook Vladislav Selezniov, portavoz de la agrupación que lleva a cabo las operaciones contra las milicias prorrusas en el este de Ucrania. Selezniov informó, además, de que los efectivos de la Guardia Nacional se hicieron con el control de varias localidades en las inmediaciones de Lugansk.

Kiev denuncia la muerte de siete soldados, y no desmiente ni confirma las cifras de fallecidos prorrusos

Según el mando militar ucraniano, en las últimas horas al menos siete soldados murieron y otros 33 resultaron heridos en ataques de las milicias prorrusas, que dispararon morteros contra varios puestos fortificados de las tropas gubernamentales en las regiones de Lugansk y Donetsk.

La aviación ucraniana ha bombardeado este sábado un área junto a Górlovka, localidad próxima a Donetsk. El mando de los separatistas ha comunicado que los milicianos consiguieron derribar un cazabombardero SU-25 que participaba en ese ataque.

"Todos nuestro aviones se encuentran en sus bases sanos y salvos", declaró Selezniov al canal de televisión 112 Ukrania, al desmentir la información difundida por los rebeldes. Kiev admitió hoy que la milicias prorrusas intentan contraatacar en algunas zonas orientales próximas a la frontera con Rusia.

"Los guerrilleros lanzan contraofensivas y tratan de recuperar las posiciones que han perdido", dijo en rueda de prensa el portavoz del Consejo de Defensa y Seguridad de Ucrania, Andréi Lysenko. Agregó que los combates más intensos tienen lugar junto a la localidad de Zelenopolie, en la región de Lugansk, donde el viernes murieron 19 soldados ucranianos en un ataque con misiles disparados con lanzaderas de bocas múltiples.

Esa acción desató la ira del presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, quien anunció que actuará sin contemplaciones contra los separatistas. "Por cada vida de nuestros militares, los guerrilleros pagarán con decenas y cientos de las suyas. Ni un sólo terrorista escapará al castigo y recibirá su merecido", advirtió el jefe del Estado, que accedió al poder en las elecciones celebradas tras el golpe de Estado que derrocó al anterior Gobierno.

La Unión Europea (UE) ha congelado los bienes y ha prohibido la entrada en territorio comunitario de once líderes ucranianos prorrusos, entre ellos los autoproclamados primeros ministros de las regiones orientales de Donetsk y Lugansk, Alexandr Borodái y Marat Bashirov.

Según publica este sábado el diario oficial de la UE, los Veintiocho aprobaron el viernes ampliar en once la lista de sancionados por amenazar la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania en el este del país, donde continúan los enfrentamientos entre las milicias armadas prorrusas y las fuerzas gubernamentales.

El número de sancionados relacionados con la crisis de Ucrania asciende a 72

De esta manera, el número de personas sancionadas relacionadas con la crisis de Ucrania asciende a 72. La UE mantiene además la congelación de activos correspondiente a dos entidades confiscadas en Crimea y Sebastopol.

Entre las once personas sancionadas constan dos de los líderes de los sublevados: Borodái, nacido en Moscú y primer ministro de la República Popular de Donetsk, y Bashirov, primer ministro del Consejo de Ministros de la República Popular de Lugansk.

Figuran, además, en la lista negra de la UE Alexander Khodakovsky, el denominado ministro de Seguridad de Donetsk, Alexander Aleksandrovich Kalyussky, el viceprimer ministro de facto de Asuntos Sociales de la región prorrusa, y Alexander Khyrakov, el ministro de Información y Comunicación de Masas.

Por otro lado la UE ha congelado los bienes y prohibido la entrada en la Unión al equipo dirigente liderado por Bashirov, al sancionar a Vasyl Nikitin, el viceprimer ministro del Consejo de Ministros de la República Popular de Lugansk", a Yurij Ivakin, "ministro de Interior", al "ministro de Defensa", Igor Plotnitsky, y al "presidente del Consejo Superior", Aleksey Karyakin.

Por último se encuentran entre los sancionados Nikolay Kozitsyn, mando de las fuerzas cosacos responsable de liderar a los separatistas en el este de Ucrania en su lucha contra las fuerzas gubernamentales, y Oleksiy Mozgovy, uno de los cabecillas de los grupos armados en esa parte del país responsable del entrenamiento de separatistas.