Publicado: 31.05.2014 16:56 |Actualizado: 31.05.2014 16:56

Los prorrusos denuncian ocho muertos en combates, seis mientras retiraban cadáveres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La autoproclamada República Popular de Donetsk ha informado este sábado de que ha tenido seis bajas mortales entre sus filas en el aeropuerto internacional de Donetsk, a los que se unirían los dos civiles abatidos este mismo sábado por las tropas de Kiev, siempre según los separatistas.

Los prorrusos han denunciado que sus milicianos fueron tiroteados por las tropas ucranianas cuando intentaban retirar los cadáveres de sus compañeros del recinto del aeropuerto donde habían muerto en combates con la Guardia Nacional ucraniana.

Según los prorrusos las fuerzas de Kiev les dispararon cuando retiraban los cadáveres de un centenar de compañeros abatidos

"Hemos intentado sacar los cuerpos del aeropuerto, pero el Ejército disparó contra las milicias y la ambulancia tras lo cual murieron seis personas. Los muertos siguen allí", dijo el primer ministro de la autoproclamada República, Alexandr Borodái, a la agencia rusa Interfax.

Agregó que su formación enviará una solicitud a la Cruz Roja pidiendo ayuda para sacar los cuerpos desde el territorio del aeropuerto Serguéi Prokófiev, escenario interminable de encarnizadas escaramuzas entre el Ejército y los insurgentes.

Los insurgentes prorrusos denunciaron el pasado miércoles que alrededor de un centenar de cadáveres de milicianos siguen desde el pasado lunes en el aeropuerto de Donetsk. Denunciaron entonces que aunque se alcanzó un acuerdo con las fuerzas ucranianas para que permitieran a los milicianos retirar a sus caídos del recinto aeroportuario, los militares de Kiev violaron el alto el fuego.

Por otro lado, las autoridades ucranianas denunciaron dos intentos de los separatistas de hacerse este sábado con el control del aeropuerto, a primera hora de la mañana. "Los rebeldes intentaron asaltar el aeropuerto pero ambos ataques fueron repelidos", afirmó el portavoz militar Alexéi Dmitrashkovski.

La alcaldía de Donetsk informó de que la ciudad pasó una noche de calma relativa, sin embargo, precisamente en las afueras del aeropuerto se oyeron disparos. Las autoridades han construido dos puestos de control adicionales en el distrito Motel y en la céntrica calle Gornostáyevskaya, mientras que el transporte urbano funciona con normalidad.

Los insurgentes prorrusos denunciaron el pasado miércoles que alrededor de un centenar de cadáveres de milicianos siguen desde el pasado lunes en el aeropuerto de Donetsk. Denunciaron entonces que aunque se alcanzó un acuerdo con las fuerzas ucranianas para que permitieran a los milicianos retirar a sus caídos del recinto aeroportuario, los militares de Kiev violaron el alto el fuego.

Dos civiles han muerto y cuatro han resultado heridos en tiroteos registrados este sábado en la ciudad de Slaviansk (este de Ucrania), según un portavoz de los separatistas prorrusos en la región de Donetsk.

"Dos personas murieron, hay cuatro heridos. Entre los muertos hay una mujer de 40 años que resultó herida por una esquirla en las inmediaciones de la calle Lenin", dijo la fuente de los insurgentes a la agencia rusa Interfax. Agregó que a lo largo de la noche hubo fuego de ametralladoras efectuado por las tropas Ucranianas en las localidades de Semiónovka y Cherevkovka, así como en los distritos Vostochni y Severni de la ciudad de Slaviansk.

Los leales a Kiev acusan a los prorrusos de haber protagonizado el tiroteo en Slaviansk

En Cherevkovka, agregó, la Guardia Nacional de Ucrania abrió fuego contra las instalaciones de depuración de agua, lo que amenaza con impedir el abastecimiento de agua potable a la ciudad, según el portavoz. Agregó que en esas circunstancias el personal de las instalaciones, mayormente mujeres, están asustadas y no se atreven a ir a trabajar.

Por su parte, el Ejército ucraniano acusó a los separatistas de haber protagonizado el tiroteo en Slaviansk. "Anoche, los rebeldes abrieron fuego caótico de un cañón autopropulsado tipo NONA, que iba abordo de un camión en la montaña Karachún, desde Cherevkovka", afirmó el portavoz del Ejército, Vladislav Selszniov, en su pagina de Facebook.

Los cuatro observadores de la misión de la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) retenidos desde el lunes por las milicias prorrusas en la región de Donetsk son sospechosos de espionaje, según ha informado este sábado uno de los líderes del separatista Frente Popular de Donbass, Vladímir Rógov.

Rógov dijo a la agencia RIA-Nóvosti que los detenidos ciudadanos de Turquía, Dinamarca, Estonia y Suiza portaban "equipos sospechosos"."Les estamos verificando. Al mismo tiempo estamos en contacto permanente con la OSCE. Ellos saben que sus muchachos están bien", afirmó.

Los últimos detenidos fueron interceptados en Severodonetsk, a 100 kilómetros de Lugansk

El contacto con el equipo de cuatro expertos se perdió a las 18.00 horas (15.00 GMT) del lunes pasado cuando éstos viajaban de Donetsk a Lugansk. Tres días después, el autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, reconoció que los observadores habían sido detenidos por los separatistas y prometió su pronta liberación.

La OSCE reconoció el viernes haber perdido contacto con un segundo grupo de observadores, en esta ocasión en la región de Lugans, que también habrían sido capturados por los prorrusos. Al parecer, los observadores internacionales fueron detenidos por hombres armados en la ciudad de Severodonetsk, 100 kilómetros al norte de la capital regional (Lugansk), lo que fue confirmado por los propios insurgentes.

El líder del separatista Frente del Sureste, Serguéi Veselovski, informó a las agencias rusas sobre la detención de los cuatro europeos que "viajaban de manera descarada por toda la región sin avisar a nadie". De hecho, Veselovski anunció la liberación de esos observadores, aunque esta información aún no ha sido confirmada por la organización.

Según la prensa rusa, el mediador de la OSCE para Ucrania, el diplomático alemán Wolfgang Ischinger, no amplió su mandato que expiró el 25 de mayo, y el organismo aún no ha determinado quién le va a sustituir.

Anteriormente, el político alemán no descartó retirar a los observadores de la organización en Ucrania si la situación seguía siendo peligrosa. "Si la inseguridad es tal que debemos temer por la vida de nuestros colaboradores, lamentablemente, habrá que retirarlos", dijo Ischinger en un programa de la televisión pública alemana ZDF.

La misión especial de observación de la OSCE en Ucrania, en marcha desde el pasado mes de marzo, cuenta actualmente con unas 280 personas, entre ellas unos 200 observadores civiles de 41 países.