Publicado: 01.05.2014 10:45 |Actualizado: 01.05.2014 10:45

Prorrusos excarcelan a dos oficiales ucranianos y negocian la liberación de la misión de la OSCE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las milicias prorrusas de la ciudad de Slaviansk (sureste de Ucrania) han liberado este jueves a dos de los tres oficiales del Servicio de Seguridad de Ucrania a los que tenía secuestrados.

"Hemos logrado acordar con la otra parte el intercambio de dos de estos soldados de unidades especiales a cambio de nuestros partidarios. Después los hemos liberado", dijo un portavoz de las "fuerzas de autodefensa" prorrusas a la agencia Interfax, poco después de que se confirmara el inicio de las negociaciones para proceder a la liberación de varios prisioneros de los prorrusos.

Putin y Merkel repiten sus argumentos, pero no llegan a conclusiones

Poco después de que se anunciaran estas negociaciones, la canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido este jueves ayuda al presidente ruso, Vladímir Putin, para que sean liberados los inspectores militares europeos, entre ellos alemanes, secuestrados por prorrusos en el sureste de Ucrania. En su sexta conversación telefónica reconocida sobre esta materia, ambos líderes han conversado "sobre el desarrollo de la crisis política en Ucrania", y Merkel ha pedido a Putin el favor de que ayude a la liberación de los inspectores militares de varios países europeos secuestrados, entre ellos alemanes", según el Kremlin.

En la misma conversación, Putin ha insistido ante Merkel en la necesidad de que se retiren de las regiones del sureste de Ucrania todas las unidades militares y se abra un diálogo nacional en el país en el marco del proceso de las reformas constitucionales, en el que participen todas las regiones y fuerzas políticas de Ucrania. 

Sin embargo, no han transcendido conclusiones o medidas concretas planteadas durante la conversación, en la que Merkel ha pedido la intermediación de Putin horas antes de volar a Washington para acordar con el presidente Barack Obama nuevas sanciones a Rusia.

A primera hora de la mañana de este jueves, las milicias que ocupan el Ayuntamiento de Slaviansk han comenzado las negociaciones con las autoridades de Kiev para la liberación de los seis inspectores militares europeos y un intérprete retenidos desde el 25 de abril.

Así lo señaló el autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, a la agencia rusa Interfax, quien dijo que la liberación sería a cambio de que el Gobierno de Kiev hiciera lo mismo con activistas prorrusos detenidos.

El secretario general de la OSCE llegó este martes a Kiev para agilizar la liberación de los militares capturados el 25 de abril

"Esos representantes de la OSCE siguen en Slaviansk. Hemos creado condiciones cómodas para ellos. Los tratamos como amigos. Por supuesto, quieren irse a su casa y ya estamos teniendo negociaciones con las autoridades de Kiev. Esperamos que pueda haber un intercambio entre ellos y nuestros activistas detenidos", señaló Ponomariov.

El autoproclamado alcalde ha agregado que los tres soldados ucranianos de los servicio especiales Alfa retenidos en Slaviansk por las llamadas "fuerzas de autodefensa" prorrusas también siguen en la ciudad. "Se encuentran bien. También vamos a tratar de intercambiarlos", señaló, antes de asegurar que la situación es de calma y que se preparan para las celebraciones del 1 de mayo.

El secretario general de la OSCE, Lamberto Zanier, llegó el pasado martes a Kiev para tratar de agilizar la liberación de los inspectores militares europeos (tres alemanes, un polaco, un danés y un checo, además de un intérprete alemán) secuestrados por las milicias prorrusas tras ser acusados de espiar para la OTAN.

Los insurgentes pusieron el domingo en libertad al inspector sueco Thomas Johansson por motivos de salud y alegando que su país no es miembro de la OTAN. La misión europea, que viajaba en autobús, fue interceptada el viernes 25 de abril junto a los accesos de Slaviansk, bastión de la sublevación prorrusa contra el Gobierno de Kiev en el sureste de Ucrania.

La canciller alemana, Angela Merkel, partirá este jueves hacia Washington para reunirse con el presidente estadounidense, Barack Obama, con quien abordará la respuesta de la comunidad internacional al conflicto de Ucrania y la posibilidad de sancionar de nuevo a Rusia, cuatro días después de que EEUU anunciara nuevas sanciones contra 17 empresas y siete funcionarios rusos cercanos al presidente Putin.

La UE aprobó el miércoles la concesión de ayudas por valor de 12.260 millones de euros a Kiev

Merkel, que se reunirá este viernes con Obama en la Casa Blanca, se ha mostrado dispuesta a adoptar nuevas sanciones si no se avanza en la distensión de la crisis, aunque ha señalado que se mantienen abiertos todos los canales de diálogo con Moscú. De hecho, la liberación de los militares capturados resulta especialmente importante para Berlín, ya que cuatro de los retenidos son alemanes.

Fuentes del Gobierno alemán han confirmado que Ucrania será uno de los ejes de la reunión con Obama y que la situación de este país también se abordará en la entrevista que Merkel mantendrá en Washington con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Este organismo aprobó el miércoles formalmente un programa de asistencia financiera a Ucrania, de dos años de duración, por valor de 17.000 millones de dólares (unos 12.258 millones de euros).

Pero en su visita la canciller no podrá obviar, como destaca la prensa nacional, el escándalo de las escuchas estadounidenses en suelo alemán, un capítulo todavía no cerrado ante las reticencias del Gobierno de Obama a acordar las bases de un tratado de no espionaje mutuo.

"Nosotros nos mantenemos en nuestras convicciones", explicaron fuentes gubernamentales alemanas está semana en Berlín, a pesar de reconocer que la Cancillería está "decepcionada" por la postura estadounidense.

Berlín admite que las escuchas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) desveladas el año pasado por el extécnico estadounidense Edward Snowden, que incluían el móvil de la propia canciller, enturbiaron las relaciones bilaterales, pero subrayan que la cooperación sigue siendo estrecha.