Publicado: 11.12.2013 09:49 |Actualizado: 11.12.2013 09:49

La protesta policial se extiende en Argentina animada por el éxito

Hasta 17 provincias se han sumado a la huelga. En varias de ellas se han llegado a acuerdos de subidas salariales. Los disturbios y saqueos dejan ya ocho muertos en el país suramericano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las protestas policiales por un aumento de salario iniciados en la ciudad argentina de Córdoba hace una semana se extienden ahora por gran parte del país, donde los disturbios y saqueos a comercios dejan ya un saldo de ocho muertos.

Animados por el éxito obtenido tras las reivindicaciones de sus compañeros, policías de hasta 17 provincias se han acuartelado en los últimos días.

En Resistencia, la capital provincial del Chaco (al norte) los comercios amanecieron con las vidrieras rotas, las estanterías vacías y los suelos cubiertos de mercancías descartadas, tras los saqueos colectivos a consecuencia de la huelga del cuerpo de policía provincial. Allí, según informó el gobernador, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, fallecieron dos personas, entre ellas un subcomisario de policía.

La escena se repitió también en las provincias norteñas de Jujuy, con un fallecido y en Tucumán, donde se registraron otras dos víctimas fatales. No obstante, en esta última, como ya ocurrió en Córdoba, el Gobierno de la provincia y la Policía llegaron a un acuerdo para elevar su sueldo a 8.500 pesos para los niveles más iniciales del cuerpo. El pacto permite que los funcionarios se hayan comprometido a retomar su labor y que se pueda normalizar la situación en la provincia, tal y como confirmó el representante de los policías, Diego Herrera.

Otras provincias con uniformados sublevados han pactado también subidas salariales de hasta el 50% para que los policías regresen a las calles. La oleada de saqueos ha generado un clima de psicosis colectiva entre los comerciantes, algunos de los cuales se han armado y otros se plantean echar las persianas durante las fiestas navideñas para evitar robos.

El auge de los saqueos y el conflicto policial coinciden con la celebración en Argentina del trigésimo aniversario de la democracia ininterrumpida en el país. Aunque algunos opositores pidieron suspender los actos dada la gravedad de la situación, la presidenta, Cristina Fernández, decidió seguir adelante de todos modos.

"Los violentos, los antidemocráticos, los que no respetan los valores por los que tantos argentinos dieron su vida, quieren, sin lugar a dudas, hacernos olvidar o que despreciemos o que no nos importen los valores de la democracia", señaló durante el acto conmemorativo.

"No soy ingenua, no creo en las casualidades, tampoco creo en los contagios. Algunas cosas que pasan en Argentina, en determinadas fechas, no son por contagio, son por planificación, con precisión quirúrgica", añadió la jefa de Estado.