Publicado: 16.02.2014 08:17 |Actualizado: 16.02.2014 08:17

La protesta contra la reforma del aborto llega hasta Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

FREE ABORTION (Aborto Libre) en letras blancas sobre fondo violeta. Perchas colgadas encima de las vallas que había instalado la policía de Nueva York. My body, my choice; Mi cuerpo es mío, solo mío; si nos tocan a una nos tocan a todas. Estos han sido los lemas que se escucharon este sábado frente al consulado de España en Nueva York. A pesar de la tormenta de nieve, alrededor de 100 personas se manifestaron, como parte de la marea violeta, en contra de la reforma de la ley del aborto. Durante hora y media hombres y mujeres no solo de España y de Estados Unidos, sino también de otros países de Europa y Latinoamérica, se concentraron para expresar su rechazo a una ley "retrógada" que situaría a España a la cola de los países con menos justicia de género en Occidente.

Entre las razones dadas por las personas que se manifestaron se oían frecuentemente referencias al creciente rol invasivo de la iglesia católica en la vida de las mujeres en España. La protesta defendía el derecho a un aborto seguro, libre y gratuito, y el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. Según las manifestantes, esta ley es inadmisible porque considera a las mujeres ciudadanas de segunda clase "que no son capaces de tomar sus propias decisiones y que necesitan del tutelaje del patriarcado", explicó Greta, originaria de Berlín.

"Es terrible ver que los derechos se pueden perder tan fácilmente" Por su parte, Manuela, de Tacuarembó, Uruguay, dijo que se manifestaba en solidaridad con España porque "en Uruguay costó mucho legalizar el aborto y es terrible ver que los derechos se pueden perder tan fácilmente". Un manifestante de Córdoba, Argentina, señaló que el lema "liberté, igualité, aborté (libertad, igualdad, aborto), era el mismo que usaban las activistas pro-aborto en su país. Peyton, con su hijo de 15 meses en brazos, dijo que "la crisis es el patriarcado y esta es otra manifestación de ella".

Varios viandantes pararon para interesarse por el motivo de la manifestación y se oyeron pitidos de apoyo de varios vehículos. Se percibía la solidaridad hacia esta protesta en un país en el que la amenaza diaria al derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo esta cada vez más presente.

La convocatoria fue organizada de forma colectiva por un grupo de ocho mujeres que viven en la ciudad y que querían participar así en las manifestaciones que están teniendo lugar tanto en España como en el resto del mundo y, en particular, al día de acción global que se dio el 8 de febrero pasado. Una de las organizadoras explica que en el grupo convergieron conversaciones que se estaban dando entre diferentes grupos de mujeres de la ciudad. De hecho, el grupo decidió no tener portavoces para incidir así en lo colaborativo del proceso y reclamar lo colectivo como metodología organizativa, en lugar de centrarse en representaciones individuales que son, a menudo, reflejos de estructuras patriarcales. En ese sentido, si bien consideran que la concentración ha sido un éxito, declaran que lo más importante ha sido este encuentro de mujeres y que van a continuar reuniéndose y organizando acciones.