Público
Público

Las protestas acaban con el primer ministro de Túnez

Ganuchi dimite y asume el cargo Beji Caid-Essebsi, un político de 84 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mohamed Ganuchi, primer ministro del Gobierno de Túnez, ha presentado su dimisión tras varios días de protestas en las que se exigía su salida del recién creado Ejecutivo de transición. El sucesor será Beji Caid-Essebsi, de 84 años, ministro durante la presidencia del líder de la independencia, Habib Bourguiba.

Después de la caída de Zine el Abidin Ben Alí el 14 de enero de 2011, a raíz de una revuelta popular que provocó al menos 219 muertos, según la ONU, Ganuchi ocupó la jefatura interina del Estado durante 16 horas hasta que asumió el cargo el presidente del Parlamento, Fouad Mebaza.

El dirigente era considerado una figura vinculada al régimen de Ben Alí

Posteriormente se formó en el país un Gobierno de transición presidido por él en el que tuvieron cabida los principales líderes de la oposición y también miembros del antiguo régimen. Desde que se creó el Gobierno de transición, varios ministros pertenecientes a la oposición dimitieron, tras volver las protestas a la calle por seguir en puestos clave del Ejecutivo de algunos miembros del régimen anterior.

El sábado se reanudaron las protestas que se saldaron con al menos cinco muertos y 85 heridos, según el Ministerio del Interior, tras los enfrentamientos en la capital tunecina entre la Policía y grupos de manifestantes que exigen la caída del Gobierno.

El Ministerio del Interior señaló que los disturbios se produjeron cuando los antidisturbios de la Policía procedieron a dispersar a 'grupos de jóvenes violentos'.

El sábado volvieron las revueltas dejando un saldo de cinco muertos

Los primeros disturbios en Túnez comenzaron en diciembre de 2010 a consecuencia de la subida de los precios de artículos de primera necesidad, el fuerte aumento del desempleo, la corrupción y la ausencia de libertad de expresión.

El desencadenante fue la muerte de un joven, en paro, que se quemó a lo bonzo después de que la Policía le confiscara el carrito en el que vendía verdura.