Público
Público

Protestas en el décimo aniversario de Guantánamo

Organizaciones pro derechos humanos piden en varios países el cierre del centro de detención

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos volvieron a protestar este miércoles en sus respectivos países desde Alemania, hasta Sudán, Bélgica y EEUU contra el centro de detención de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), que cumplió diez años desde la entrada de los primeros prisioneros.

La marcha atrás de la Casa Blanca en su promesa de cerrar el centro deja una 'herencia tóxica' para los derechos humanos, denunció Amnistía Internacional (AI). En un comunicado, esta organización, con sede en Londres, lamentó que, en una década, tan sólo uno de los 779 presos del centro de detención de Guantánamo para sospechosos de terrorismo haya sido transferido a EEUU para ser sometido a un proceso judicial ante un tribunal federal ordinario.

En un informe titulado Guantánamo: Una década de daños a los derechos humanos, Amnistía denunció que el centro de detención 'se ha convertido en un símbolo de los diez años de fracaso sistemático por parte de Estados Unidos en el respeto a los derechos humanos, en su respuesta a los ataques del 11 de septiembre', observó Rob Freer, investigador de AI en EEUU.

Freer considera que el Gobierno estadounidense 'ha ignorado' los derechos humanos desde el primer día de las detenciones en Guantánamo, actitud que se prolonga hasta hoy, informa Efe.

A pesar de que el presidente estadounidense, Barack Obama, prometió el cierre de Guantánamo, la prisión aún retenía a 171 detenidos a mediados de diciembre de 2011, según cifras de AI, y al menos 12 de ellos están allí desde la apertura del centro, el 11 de enero de 2002.

De esa docena de prisioneros, uno cumple cadena perpetua tras ser condenado por una comisión militar en 2008, mientras que el resto no ha sido acusado formalmente de ningún delito.

AI recuerda que, en la actualidad, EEUU ha solicitado la pena de muerte para seis prisioneros que han sido condenados en lo que considera juicios 'injustos'.