Público
Público

Las protestas en el Día de la Independencia de Brasil terminan con 300 detenidos

Decenas de heridos en los fuertes disturbios registrados en Sao Paulo, Río de Janeiro y Brasilia durante la jornada del sábado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 300 personas fueron detenidas este sábado, Día de la Independencia en Brasil, en el transcurso de los fuertes disturbios registrados en las protestas convocadas en las ciudades de Sao Paulo, Río de Janeiro y Brasilia. Decenas de personas han resultado heridas en los altercados, según la prensa brasileña.

En medio de un gran dispositivo de seguridad, los desfiles militares se acortaron respecto a años anteriores ante la previsión de una ola de protestas, que esta vez no se ha limitado a la tradicional marcha 'Grito de los Excluidos', organizada por los sindicatos, movimientos sociales y partidos de izquierda.

En Sao Paulo, los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad estallaron frente al Parlamento y a lo largo de la avenida Paulista, una de las principales arterias de la ciudad y escenario de la última ola de protestas contra el Gobierno presidido por Dilma Rousseff. Cinco personas resultaron heridas, según el diario brasileño Folha.

Los actos vandálicos se repitieron en la ciudad de Brasilia, donde la Policía cargó con contundencia contra los manifestantes. Los agentes recurrieron a los cañones de agua a presión para dispersar a la multitud. Los altercados se sucedieron durante todo el día entre grupos aislados de manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Los choques más violentos se vivieron en Río de Janeiro, donde 77 personas fueron detenidas, según la Policía militar. Los agentes y los manifestantes protagonizaron fuertes enfrentamientos en el centro de la ciudad, según el periódico brasileño O Globo.

Otro de los momentos más tensos ocurrieron en las proximidades de la sede del gobierno, donde una barrera policial impedía el paso de un grupo de más de 200 personas. La Policía usó elevadas dosis gas lacrimógeno para dispersar los enfrentamientos.

Sin embargo, los incidentes continuaron en algunas de las principales avenidas de Río de Janeiro. Los jóvenes arremetieron contra tiendas, sedes de entidades bancarias y vehículos. De nuevo, la Policía militar intervino con gas lacrimógeno en una zona de bares de la ciudad.

Según la Secretaría de Estado de Seguridad, 27 personas fueron detenidas y puestas a disposición judicial a primera hora de la tarde del sábado tras las primeras grandes manifestaciones del día en Río de Janeiro. Asimismo, trece personas resultaron heridas de las que cuales diez han sido dados de alta, según la Secretaría de Salud.

Por último, en la ciudad de Porto Alegre también se registraron diversos altercados entre grupos de manifestantes, que cargaron contra locales comerciales y sedes de bancos, y la Policía local.