Público
Público

Los psiquiatras advierten: Donald Trump sufre una "grave inestabilidad emocional"

Son 35 especialistas los que han firmado una carta en la que diagnostican al presidente estadounidense como "incapaz" para liderar el país, entre otros, por no saber "tolerar opiniones diferentes de las suyas, lo que le lleva a reacciones de rabia".

Publicidad
Media: 3.68
Votos: 19
Comentarios:

El "líder poderoso" Trump. REUTERS/Kevin Lamarque

Que algo fuera de lo común pasa por la mente del presidente estadounidense no le extrañaba a nadie. Ahora llega la confirmación clínica: hay 35 compatriotas psiquiatras que le han diagnosticado una "grave inestabilidad emocional” e incluso afirman que es “incapaz de servir con seguridad como presidente”.

Estas declaraciones las recoge una carta publicada en la web de uno de los psiquiatras firmantes, el doctor Lance M. Dodes, Analista Emérito de la Sociedad e Instituto Psicoanalítico de Boston y fue profesor jubilado de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard.

Lo cierto es que, como se recuerda en el texto, las organizaciones sobre salud mental tienden a guardarse sus diagnósticos ante las personalidades públicas. Ahora deciden alzar la voz porque hay demasiado en juego, lamentan. Además acusan al inquilino de la Casa Blanca de "incapacidad para tolerar opiniones diferentes de las suyas, lo que le lleva a reacciones de rabia" y alertan: "Es un líder poderoso, es probable que estos ataques aumenten" debido a su "mito personal de grandeza". 

Lee la transcripción completa

“Al editor:

Charles M. Blow (columna, nytimes.com, 9 de febrero) describe la necesidad constante de Donald Trump de “machacar a la oposición”. Como profesionales de la salud mental, compartimos la preocupación de Blow.

El silencio de las organizaciones de salud mental del país se debe a un dictado autoimpuesto sobre la evaluación de figuras públicas (la Regla de Goldwater de 1973 de la Asociación Psiquiátrica Americana). Pero este silencio ha resultado en un fracaso para prestar nuestra experiencia a periodistas preocupados y miembros del Congreso en este momento crítico. Tememos que está en juego demasiado para permanecer en silencio.

El discurso y las acciones del señor Trump demuestran una incapacidad para tolerar opiniones diferentes de las suyas, lo que le lleva a reacciones de rabia. Sus palabras y conductas sugieren una profunda incapacidad para sentir empatía. Los individuos con estos rasgos distorsionan la realidad para adaptarla a su estado psicológico, atacando a los hechos y a quienes los transmiten (periodistas, científicos).

En un líder poderoso, es probable que estos ataques aumenten, ya que su mito personal de grandeza parece que se confirma. Creemos que la grave inestabilidad emocional indicada por el discurso y las acciones del señor Trump lo hace incapaz de servir con seguridad como presidente”.