Publicado: 01.12.2016 22:08 |Actualizado: 02.12.2016 07:00

“El pueblo cubano sigue pareciéndose a sí mismo”

Entrevista en La Habana a Pablo Bustinduy, secretario de relaciones internacionales de Podemos.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:
Pablo Bustinduy, el secretario de relaciones internacionales de Podemos. / Lucía Martínez Quiroga (Cuba)

Pablo Bustinduy, el secretario de relaciones internacionales de Podemos. / Lucía Martínez Quiroga (Cuba)

@Luciamquiroga

LA HABANA, CUBA.- Pablo Bustinduy es el secretario de relaciones internacionales de Podemos. Llegó a Cuba el martes por la tarde, después de tomar la decisión de viajar unas horas antes. Desde el aeropuerto se fue directo al acto de masas, donde le impresionó la sobriedad en la organización y la contención de la gente. Lo mismo que en la calle. “Es como si fuera algo que estaba previsto desde hace tiempo”, dice.

En esta entrevista desde el Malecón, defiende el fin del bloqueo sobre Cuba y analiza pormenorizadamente todos los elementos de la política, la historia y la sociedad cubanas.



¿Cuándo ha llegado a Cuba y qué va a hacer aquí?

Hemos llegado hace nada, el martes por la tarde, justo antes del acto oficial. Salimos rápido porque la ejecutiva se reunió el lunes y decidimos que viniera yo en representación del partido. Llegamos a las cuatro de la tarde y nos fuimos directos a la Plaza de la Revolución. Volvemos ya mañana (por el jueves). Ha sido un viaje de urgencia, vamos a pasar 48 horas en la isla.

¿Qué hará la delegación de Podemos en Cuba además de asistir al acto?

Aprovechamos para reunirnos con varias de las delegaciones internacionales que han asistido. Ha habido gente de cerca de un centenar de países, entre gobiernos, organismos internacionales, instituciones y partidos políticos, por lo que es una buena ocasión para encontrarse con ellos.

¿Cómo es la delegación de Podemos en Cuba?

He venido yo como secretario de relaciones internacionales con Violeta Martín, una compañera que también trabaja en la secretaría.

¿Y la delegación de España aquí, cómo es?

Han venido el rey emérito y el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica. Nosotros creemos que en un acto como este, en el que están representados todos los gobiernos de América Latina, y de gran parte de África y Asia, pero también de Europa, lo lógico es que España hubiera mandado una representación de mayor nivel. Geopolíticamente América Latina es un área clave y esto no se entiende, máxime si el gobierno dice que quiere tener un papel más activo en las nuevas relaciones entre España y Cuba. Lamentablemente, nuestro gobierno (el anterior y este) está desaparecido en política exterior, lo cual es un error.

¿Qué le parece que hayan enviado al rey Juan Carlos?

Las relaciones exteriores de nuestro Estado le corresponden al Gobierno. El modelo en que la Casa Real ha asumido funciones de representación exterior, normalmente para favorecer relaciones comerciales, es tremendamente pernicioso. La política exterior de un Estado debe estar sometida a un control democrático y por ello debe asumirla el gobierno, rindiendo cuentas ante el Parlamento.

¿Cómo vivió el “acto de masas” de ayer en la Plaza de la Revolución?

Fue una noche de esas en las que se siente el peso de la historia. [En este momento preciso, una salva de artillería por Fidel desde el Castillo del Morro interrumpe la conversación]. Había un gentío inmenso en la Plaza de la Revolución, una distribución escenográfica bastante impactante, con mucha representación de gobiernos y estados.

Tomaron la palabra muchísimos jefes de Estado de cuatro continentes diferentes. Al mismo tiempo había un ambiente como de contención; es difícil describir cómo semejante gentío puede reunirse con una cierta sensación de normalidad, incuso de orden.

Es algo que también se ve en las calles: hay conciencia de la magnitud histórica del acontecimiento y probablemente de incertidumbre respecto al futuro, pero al mismo tiempo eso se expresa con contención y con cierta normalidad. Como si fuera algo que estaba previsto desde hace tiempo. Es una reacción sin grandes altibajos emocionales, ni grandes expresiones de una sensibilidad desbocada. Se ha encajado con aplomo colectivo, con seriedad, con respeto.

Hay interés en participar, como se ve en las largas colas que han hecho los cubanos para rendir homenaje o para firmar en los memoriales. Pero en una sensación de orden y de normalidad que lo hace más impresionante.

Usted ya había estado antes en La Habana, ¿qué diferencias nota con respecto a entonces, tanto en la gente como en la ciudad?

Hacía varios años que no venía y hay cambios evidentes, que saltan a la vista. Cambios estéticos, como los coches que hay (ya los hay de fabricación europea y coreanos); o que en las casas haya carteles de “Se vende”. Son los efectos de algunas de estas políticas de liberalización económica, que han reconocido ciertas formas de propiedad controlada. El centro histórico más turístico ha tenido una rehabilitación importante y hay mucho más turismo, incluso se ven cruceros. Son cosas que hace unos años no se veían. Pero la isla mantiene ese ambiente atemporal, de socialidad desbocada, que hace que el pueblo cubano se siga pareciendo bastante a sí mismo.

¿Qué postura ha adoptado Podemos sobre la situación actual en Cuba?

Desde que se conoció la noticia [del fallecimiento de Castro] hemos intentado mantener una postura que es difícil y que evidentemente tiene costes ante la opinión pública. Hemos intentado no dejarnos encerrar en la lógica binaria de blancos y negros, de reacciones con ese lenguaje que arrastra la carga ideológica de la Guerra Fría, y que ya no se corresponden con la realidad geopolítica ni ideológica de nuestro tiempo.

Es lógico que un personaje como Castro facilite ese tipo de reacciones. Nosotros intentamos hacer una operación compleja: sin caer ni en romanticismos o hagiografías anacrónicas ni en simplificaciones, intentamos hacer una valoración histórica de esa experiencia tan profundamente compleja que ha sido la Revolución Cubana. Eso implica rescatar (cosa que es muy difícil hoy) elementos contextuales de la Guerra Fría, de los procesos de descolonización y de ese gran proyecto geopolítico que fue el movimiento de los países no alineados.

"Fidel es un personaje de una magnitud histórica ineludible, que despierta odios y pasiones"

Intentar analizar cuál ha sido el papel de Cuba en cada uno de esos procesos y al mismo tiempo ubicar los logros y las conquistas sociales de la Revolución, en materia de salud o educación, a nivel político, económico y cultural y a nivel internacional.

El papel central que han jugado en sus relaciones diplomáticas, en sus proyectos de cooperación. Intentar ubicar todo eso dentro de un marco geopolítico complejo, y también abordar abiertamente las contradicciones, los límites y los errores a los que se ha tenido que enfrentar este proceso. Fidel es un personaje de una magnitud histórica ineludible, que despierta odios y pasiones.

Frente a los análisis binarios y simplistas hemos intentado mantener ese espíritu de análisis y de autocrítica. También hemos expresado abiertamente la necesidad de que los grandes significantes que inspiraron la Revolución -autonomía, soberanía, independencia, justicia social, redistribución- sean reabordados y rearticulados en un proyecto político que esté en sintonía con nuestro tiempo.

¿Qué papel ha jugado Cuba en todos estos años en cuanto a cooperación internacional?

"Lo que más me impresionó fueron los testimonios de los presidentes africanos sobre la importancia que ha tenido Cuba para sus luchas de independencia y el desarrollo de sus sistemas sociales"

El otro día leía que Cuba ha enviado cooperantes, médicos y profesores a 158 estados. Es difícil sobreestimar la eficacia que ha tenido Cuba -una isla de 11 millones de habitantes sometida a un bloqueo y a la subordinación del bloque socialista- a la hora de mantener una posición autónoma con capacidad de liderazgo y de intervención en las relaciones diplomáticas, la geopolítica y la política exteriores. Y eso hasta nuestros días, ya que las conversaciones de paz en Colombia se han desarrollado aquí.

Lo que más me impresionó en el acto de homenaje fueron los testimonios de los presidentes africanos reconociendo la importancia que ha tenido Cuba para sus luchas de independencia y el desarrollo de sus sistemas sociales. Médicos cubanos que han ido a trabajar incluso a los rincones más remotos de estos países. Cuando estalló la crisis del ébola, el primer país que envió sobre el terreno médicos y enfermeros fue Cuba, lo mismo que en el terremoto de Haití. O en prevención de huracanes, donde han desarrollado una capacidad técnica de primer orden mundial.

Esto se da en dos direcciones también: Cuba asumió la tarea de formación y capacitación de cuadros, sobre todo en los ámbitos sanitario, educativo y deportivo, lo que le llevó a forjar relaciones, sobre todo con los países no alineados, que han sobrevivido al colapso de la lógica de la guerra fría.

¿Cómo va a afectar a la política interna y externa la muerte de Fidel?

Es muy difícil saberlo, anticipar efectos o consecuencias. Sobre todo porque siempre que alguien se anticipa estos días está buscando hacer una profecía autocumplida. Ahora mismo hay muchos incentivos para actores diferentes para jugar un papel y hacer pesar sus propios intereses aquí. Nadie quiere participar en este proceso de manera desinteresada: hay enormes intereses económicos, comerciales y políticos que van a querer pesar en este proceso.

Creo que en la sociedad cubana hay ciertos anhelos de apertura. Nuestra postura es que hay que ir de la mano con el pueblo cubano para apoyarles sin interferencias, sin intervenciones exteriores, sin subordinar sus intereses o anhelos a los intereses comerciales o de otro tipo de nuestra política exterior.

Confío en que las conquistas sociales de estos años actúen como una barrera de contención frente a las ingerencias extranjeras, para que el pueblo cubano pueda resolver su futuro soberanamente, dignamente y sin ingerencias extranjeras de ningún tipo.

¿Cuál es el papel que tomará ahora EEUU y más en concreto Donald Trump?

"No se me ocurre prácticamente ningún ámbito en el que Trump pueda influir positivamente"

No se me ocurre prácticamente ningún ámbito en el que Trump pueda influir positivamente. Sus declaraciones y su discurso en campaña electoral son inquietantes. Obama dio pasos muy significativos para alterar una política exterior norteamericana que ha sido desastrosa, quizás con el incentivo de que en los últimos años de la segunda presidencia los gestos simbólicos pesan más que al principio y hay cierto margen de maniobra para dedicarse a la política exterior.

Confío en que el proceso que Obama no inició, sino al que dio un empujón, sea irreversible. Y eso tiene que ver con cambios sociodemográficos en la sociedad americana, con el tipo de sociedad hispana que se ha creado en EEUU (y que ya no es reductible al exilio cubano en Miami). Es una comunidad plural, muy diversa, dinámica desde el punto de vista social, económico y político, y que cada vez tiene más peso en la política norteamericana. Mayoritariamente, según todos los sondeos, se muestran a favor de una normalización de las relaciones con Cuba y del fin del bloqueo. Así que por mucho que Trump haga declaraciones altisonantes, confío que al menos lo esencial del proceso sea irreversible.

¿Hay que poner fin al bloqueo?

Sí. Ese proceso del que hablaba no adquirirá pleno sentido hasta que no se acabe con el bloqueo, que es el reducto de una guerra comercial completamente injusta e ineficaz, que no ha servido para absolutamente nada más que para provocar un daño incalculable al pueblo cubano. El fin del bloqueo debería ser una prioridad absoluta. Espero que el gobierno de España sea una de las voces principales para exigir que se ponga fin a ese bloqueo de una vez, y así se lo trasladaremos.

Para terminar, ¿qué le ha parecido la caravana fúnebre que recorre estos días la isla con los restos de Fidel?

Tiene una profunda carga simbólica deshacer este camino para acabar al lado de José Martí. En las primeras imágenes impresiona ver cómo la caravana avanza en un silencio casi desgarrador. Es una manera de entroncar con toda una mitología asociada a Fidel y a la Revolución que tiene una función monumental y simbólica. Es una vuelta al origen, un relato que cierra un círculo, y dentro de la sobriedad tiene cierta belleza.