Público
Público

La puerta de la Capilla Sixtina se cierra a las 16.50 horas

La primera fumata del Cónclave podría verse a las ocho de la tarde si los cardenales deciden realizar una primera votación. Previsiblemente, será una fumata negra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los 115 cardenales que participan en el Cónclave en el que será elegido el sustituto de Benedicto XVI quedarán encerrados en la capilla Sixtina a las 16.50 horas de este martes. Es el punto culminante de la primera jornada en la que se inicia la maquinaria para elegir al nuevo Pontífice, tras la renuncia de Joseph Ratzinger.

Por la tarde, los cardenales electores se reunirán en la capilla Paulina y desde allí en procesión se dirigirán a capilla Sixtina, donde hacia las 16.30 horas entrarán recitando las letanías. Una vez que cada uno haya ocupado su asiento cantarán el Veni Creator Spiritus, himno de invocación al Espíritu Santo, y a continuación se producirá el juramento de los cardenales. Cuando el último de los purpurados haya prestado el juramento, el Maestro de Ceremonias Litúrgicas Pontificias dice 'Extra omnes' ('fuera todos' los ajenos), y todos los que no participan en el cónclave salen de la capilla Sixtina y se cierran las puertas. Dentro de la sede, se comprobará que no sean instalados medios de grabación o transmisión.

Antes, a las 10.00 horas, se celebrará la Santa Misa Pro eligendo Romano Pontífice en la Basílica de San Pedro, presidida por el decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano, y será concelebrada por todos los cardenales, incluidos los no electores.

La Capilla Sixtina cerró sus puertas al público a las 13.00 horas del pasado martes para iniciar los preparativos del Cónclave. Desde entonces, los operarios han encargado de colocar las dos estufas, una para quemar las papeletas de los escrutinios y otra para hacer el humo negro o blanco, y de elevar el piso para hacer un único nivel que llega al primer escalón del altar y donde se colocarán las mesas y sillas. La primera fumata del Cónclave podría verse hacia las 20.00 horas y será previsiblemente negra, ya que es difícil que este primer escrutinio sea positivo. Esta fumata aparecería en caso de que los cardenales decidan votar, ya que no es obligatorio votar en esta primera reunión.

La forma de elección se realizará únicamente por escrutinio. Si eso no ocurre en la tarde del primer día, es decir, en la primera votación, se continuará en la segunda jornada con cuatro escrutinios más, dos por la mañana y dos por la tarde. El nuevo Papa sólo saldrá elegido por mayoría cualificada de dos tercios del cuerpo cardenalicio, es decir, necesitará 77 votos para ser elegido.

Salvo el martes, si la elección fuera positiva, el humo blanco podrá esperarse en torno se podrá esperar en torno las 10.30-11.00 horas de la mañana y las 17.30 ó 18.00 horas por la tarde. Si no hay elección, el humo negro se espera entorno a las 12.00 horas al final de la mañana y en torno las 19.00 horas al final de las dos votaciones de la tarde.

Si ningún cardenal consigue los dos tercios en las votaciones durante tres días consecutivos, el proceso de elección se suspende por un día para realizar una pausa de oración y de libre coloquio entre los cardenales electores. Si tras cuatro series de escrutinios no se obtuviera resultado positivo, entonces, podrá procederse a la votación entre los dos cardenales más votados en el último escrutinio, pero no por mayoría sino que de nuevo se deberán alcanzar al menos dos tercios.

Durante el Cónclave, la agenda diaria de los cardenales está cerrada: el horario será el siguiente: de 06.30 a 07.30, desayuno; a las 07.45, traslado al palacio apostólico; a las 08.15, concelebración de la Misa en la Capilla Paulina; a las 09.30, en la Capilla Sixtina rezarán media hora y llevarán a cabo las votaciones de la mañana, hasta que a las 12.30 regresen a Santa Marta. A las 16.00 se trasladarán nuevamente a la Capilla Sixtina. A las 17.50 concluirán las votaciones de la tarde y a las 19.15, el rezo de las vísperas.

Cuando haya elección, sonarán las campanas de la Basílica de San Pedro y desde la aparición de la fumata blanca hasta el anuncio de la elección pasarán alrededor de 40 minutos, porque se llevan a cabo el rito de la aceptación de parte del nuevo Papa, el cambio de los ornamentos, así como también el rito de obediencia por parte de los cardenales presentes en la Capilla Sixtina.