Publicado: 28.11.2015 19:49 |Actualizado: 28.11.2015 20:44

Putin decreta sanciones económicas contra Turquía en respuesta al derribo del bombardero ruso en Siria

Entre las medidas se restringe la entrada a Rusia de productos turcos, se prohíbe vender viajes turísticos a Turquía y se imponen limitaciones a las empresas turcas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Foto de archivo de diciembre de 2014 de Vladimir Putin en Ankara. /REUTERS

Foto de archivo de diciembre de 2014 de Vladimir Putin en Ankara. /REUTERS

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, firmó este sábado un decreto que impone una serie de sanciones económicas contra Turquía, a fin de garantizar la seguridad nacional del país y defender a los ciudadano rusos de "acciones criminales", informó el Kremlin.

Entre otras medidas, el decreto suspende o restringe, de acuerdo con una lista que elaborará el Gobierno, la entrada en Rusia de determinadas mercancías procedentes de Turquía.



Las sanciones están recogidas en un decreto sobre "medidas para dar seguridad a la Federación Rusa y proteger a sus ciudadanos de actos criminales e ilegales y para imponer medidas económicas especiales en represalia a la República Turca", informa la televisión estatal rusa RT, que cita al gabinete de prensa del Kremlin.

Estas sanciones son la respuesta de Moscú al derribo de un bombardero Su-24 en Siria el pasado 24 de noviembre tras ser atacado por un F-16 turco, ataque que el Kremlin ha calificado de "golpe a traición" y "reto sin precedentes".

Restricciones a empresas y trabajadores turcos

El decreto presidencial establece asimismo prohibiciones o restricciones a empresas turcas realizar determinados trabajo y prestar servicios en el territorio de Rusia, de acuerdo con un lista que confeccionará el Gabinete de Ministros.

Además, Putin prohibió a los empleadores rusos que no estén autorizados por el Gobierno contratar a ciudadanos turcos a partir del próximo 1 de enero. El decreto presidencial señala que los operadores turísticos rusos deberán abstenerse de vender productos y servicios que contemplen visitas a Turquía.

Con ese fin, Putin ordenó al Gobierno adoptar medidas para prohibir los vuelos chárter entre Rusia y Turquía, hasta hace poco el segundo destino turístico preferido de los rusos después de Egipto. Por el mismo decreto, queda suspendido a partir del 1 de enero de 2016 el acuerdo de exención de visados para los ciudadanos turcos.

Por último, el jefe del Kremlin encargó al Gobierno adoptar medidas para reforzar la seguridad portuaria en los mares Negro y de Azov y redoblar el control sobre las empresas turcas de transporte automovilístico de carga.