Publicado: 26.11.2015 12:47 |Actualizado: 26.11.2015 12:57

Putin exige a Turquía disculpas y castigo a los autores del derribo del bombardero ruso

Los ministros de Exteriores de Turquía y Rusia, Mevlüt Çavusoglu y Sergéi Lavrov, respectivamente, se reunirán la semana que viene en Belgrado para rebajar la tensión entre ambos países.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente ruso, Vladimir Putin, exige disculpas a Turquía. EFE/Alexey Nikolsky

El presidente ruso, Vladimir Putin, exige disculpas a Turquía. EFE/Alexey Nikolsky

MOSCÚ.- El presidente ruso, Vladímir Putin, ha exigido este jueves a Turquía disculpas y castigo a los responsables del derribo del bombardero ruso Su-24 que participaba en una misión antiterrorista en Siria.

"Todavía no hemos escuchado disculpas claras por parte de la cúpula político-militar de Turquía, ni ofertas para compensar los daños ni tampoco la promesa de que los criminales serán castigados", ha dicho Putin en el Kremlin al recibir las cartas credenciales de nuevos embajadores en Moscú.

El presidente ruso calificó de "absolutamente inexplicables los golpes por la espalda, a traición", por parte de un país al que Rusia consideraba un aliado en la lucha contra el terrorismo. "Da la impresión de que el Gobierno turco, conscientemente, lleva las relaciones ruso-turcas a un atolladero. Lo lamentamos", ha afirmado.



Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha pedido "explicaciones realistas a la parte turca" sobre el derribo del bombardero ruso. El portavoz ha recalcado que el "ataque criminal" al avión ruso, uno de cuyos dos pilotos murió tiroteado desde tierra cuando descendía en paracaídas, ha causado un "daño bastante devastador" a las relaciones ruso-turcas, que "será difícil de restañar". "Se trata de un incidente demasiado grave, con consecuencias muy graves e inevitables", ha enfatizado.

Peskov ha indicado que la cumbre entre Putin y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, programada para mediados de diciembre próximo en la ciudad rusa de San Petersburgo "de momento no se ha cancelado oficialmente". Pero al mismo tiempo ha señalado que, "desde luego, hay muchos asuntos en el aire en cuanto a la celebración de esa reunión" y que "la situación aún no se ha aclarado".

"Medidas adicionales de control" sobre las cargas turcas

Ha agregado que no se planea una entrevista de los dos mandatarios durante la Cumbre de París sobre el Cambio Climático, que comienza el próximo lunes. El portavoz del Kremlin ha afirmado también que Rusia no ha impuesto un embargo a las importaciones procedentes de Turquía, pero que se adoptan "medidas adicionales de control", en alusión a la retención de cargas turcas en las fronteras rusas. "Esto es completamente natural, sobre todo en vista de las acciones impredecibles de Turquía", ha explicado.

Peskov ha reiterado que el bombardero ruso abatido por dos F-16 turcos se hallaba sobre el territorio de Siria y no invadió el espacio aéreo de Turquía. "Ni siquiera había amenaza de entrar en Turquía (...), todo el vuelo estaba bajo mi control hasta el momento de la explosión del avión", declaró este miércoles a la televisión rusa el segundo piloto del Su-24, Konstantín Murajtin, quien fue rescatado en tierra por efectivos de fuerzas especiales rusas y sirias. Ankara sostiene que el bombardero ruso entró en el espacio aéreo turco e hizo caso omiso de hasta diez advertencias.

Intento por rebajar la tensión

Los ministros de Exteriores de Turquía y Rusia, Mevlüt Çavusoglu y Sergéi Lavrov, respectivamente, se reunirán la semana que viene en Belgrado para rebajar la tensión entre los dos países.

La reunión de los dos mandatarios tendrá lugar entre el 3 y el 4 de diciembre durante la Conferencia Ministerial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), a la que pertenecen ambos países.

El ministro de Asuntos Europeos turco, Volkan Bozkir, ha anunciado este jueves que la reunión de Lavrov y Çavusoglu "está preparándose". Çavusoglu ya llamó este miércoles por teléfono a Lavrov para expresarle sus condolencias por el derribo que, sin embargo, justificó, explicó el ministro ruso.