Publicado: 20.07.2016 19:30 |Actualizado: 20.07.2016 19:30

Putin y Erdogan se reunirán en
Rusia a principios de agosto

Ambos países tratan de mejorar las relaciones después de que se deterioraran tras el derribo de un avión militar ruso por un caza turco el pasado mes de noviembre.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Los presidentes de Rusia y de Turquía, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, en una fotografía de junio de 2015. - AFP

Los presidentes de Rusia y de Turquía, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, en una fotografía de junio de 2015. - AFP

MOSCÚ.- Los presidentes de Rusia y de Turquía, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, se reunirán en Rusia en los primeros diez días de agosto, según ha comunicado este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. "El encuentro de Putin y Erdogan ya está preparándose por los canales diplomáticos y tendrá lugar en los primeros diez días de agosto en la Federación Rusa, pero la ciudad y la fecha aún están por definir", ha precisado.

Peskov ha desmentido además las informaciones de que el encuentro se celebraría en Bakú, la capital de Azerbaiyán. "Bakú acogerá una reunión tripartita de los presidentes de Rusia, Azerbaiyán e Irán", ha explicado el portavoz del Kremlin.



Las relaciones entre Moscú y Ankara se deterioraron después de que un caza turco abatiera el 24 de noviembre de 2015 un avión militar ruso Su-24 que retornaba a su base tras bombardear instalaciones terroristas en Siria. Putin lo calificó como una "puñalada por la espalda" ordenando al Gobierno imponer restricciones económicas a Turquía.

La tensión empezó a amainar a finales de junio, después de que Erdogan se disculpara por el derribo del avión, cumpliendo una de las condiciones de Rusia para la normalización de las relaciones. En una conversación telefónica tras el golpe fallido en Turquía, Putin y Erdogan acordaron proceder al restablecimiento de la cooperación. El mandatario ruso levantó la prohibición a la venta de paquetes turísticos y vuelos chárter a Turquía y pidió al Gobierno intensificar los contactos para cancelar gradualmente las demás restricciones.