Público
Público

Quince años después, Srebrenica sigue enterrando a sus víctimas

Este 11 de julio se cumple 15 años de la mayor matanza en Europa desde 1945 y en la que 8.000 musulmanes fueron asesinados por las fuerzas serbobosnias ante la pasividad de las tropas de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de miles de bosnios musulmanes se congregaron este domingo para enterrar los restos de 755 víctimas recientemente identificadas que murieron cuando los serbobosnios invadieron la localidad oriental de Srebrenica exactamente hace 15 años.

Un Ejército liderado por el general serbobosnio Ratko Mladic tomó Srebrenica el 11 de julio de 1995, y llevó a cabo una matanza indiscriminada durante una semana mientras las tropas de la ONU que protegían la ciudad se mantenían a un lado.

Alrededor de 8.000 musulmanes murieron en lo que está considerada la peor atrocidad cometida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Los que intentaron escapar fueron perseguidos y asesinados. Mladic sigue huído.

El domingo, grupos de hombres se pasaban ataúdes cubiertos con telas verdes de mano en mano hacia tumbas recién excavadas.

Algunas mujeres murmuraban oraciones entre sollozos mientras se arrollidaban entre las filas de lápidas de mármol blanco.

'No tengo nada más que perder', dijo Hatidza Mehmedovic, de 58 años, entre lágrimas. Acudió a enterrar a su marido y sus dos hijos, muertos cuando tenían 18 y 21 años.

'Ahora sólo puedo luchar porque se haga justicia'.

Un bosnio croata, Rudolf Hren, compartió el destino de miles de sus vecinos no serbios cuando murió en 1995. En el funeral del domingo, Hren fue la única víctima en tener una ceremonia católica.

'Rudolf es enterrado entre los amigos con los que permaneció hasta el último día', dijo su madre Barbara Hren, cuyo otro hijo también murió en Srebrenica.

El tribunal de crímenes de guerra de la ONU en La Haya ha acusado a Mladic y a su jefe político Radovan Karadzic de genocidio en Srebrenica. Karadzic está siendo juzgado pero niega todos los cargos de la acusación, incluyendo el de Srebrenica.

Se cree que Mladic se esconde en Serbia. El hecho de que no se haya conseguido arrestarle ha dificultado el avance de Serbia hacia su entrada en la UE.

'Tenemos a Karadzic en los tribunales y es importante que el juicio se complete y se haga justicia, pero es incluso de mayor importancia que el comandante de las fuerzas responsables de estos asesinatos sea llevado a la justicia', dijo Stephen Rapp, embajador estadounidense para temas de crímenes de guerra.

Tras la masacre, los serbios tiraron los cadáveres de las víctimas en fosas comunes. Después fueron desenterrados con excavadoras y trasladados a tumbas más pequeñas en un intento por encubrir el crimen.

Más de 3.700 víctimas han sido enterradas en el cementerio especial memorial tras ser desenterradas de cientos de fosas comunes y ser identificadas.

Las autoridades siguen encontrando restos humanos en tumbas sin marcar, como una localizada en junio en la cercana localidad de Zalazje, donde expertos forenses han hallado hasta ahora los restos de seis víctimas.

La masacre sigue pesando mucho sobre Bosnia, dividida emocional y políticamente en dos mitades serbia y croata musulmana. Sus musulmanes están llenos de resentimiento por el hecho de que el mundo no hiciera nada para evitarlo.

Sobre el cementerio, supervivientes, ayudados por la ONG alemana Center for Political Beauty, colocaron una pancarta en la que se leía 'Columna de la Vergüenza de la ONU', donde se levantará un futuro monumento que pretende poner de relieve el papel de Naciones Unidas en los acontecimientos.

El monumento, que expondrá las siglas de la ONU en grandes letras, tendrá ocho metros de alto y estará hecho con más de 16.000 zapatos, en representación de las víctimas, y estará atravesado por agujeros de bala.

La portavoz de la ONG alemana, Merima Spahic, dijo que servirá 'como una metáfora de la inmensa traición de la ONU en Bosnia por fracasar en proteger a las víctimas'.