Público
Público

Quinta madrugada consecutiva de disturbios en Belfast

Tanto unionistas como católicos se han enfrentado a la policía otra noche más, dejando un balance de 62 agentes heridos y 96 jóvenes detenidos en estos cinco días.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las calles de Belfast, capital de Irlanda del Norte, han vuelto a resplandecer al calor de las llamas, por quinta noche consecutiva, a raíz de los disturbios entre manifestantes unionistas y la policía norirlandesa (PSNI) en la zona este de la ciudad. El conflicto, lantente durante años, se ha recrudecido desde que una órden municipal relegó a la bandera británica de su lugar en el balcón del consistorio a una cajón del que sólo saldrá en fechas señaladas, en concreto, 17 días al año.

Así, jóvenes católicos y protestantes de Ulster volvieron a dejar clara su postura con cócteles molotov, pelotas de golf y ladrillos que lanzaron contra los agentes que intentaban poner paz entre ambos grupos. La reacción de republicanos y unionistas fue la misma, porque si existe odio entre ellas, aún más lo existe contra las fuerzas del orden en una ciudad que se caracteriza por los altos muros que separan los barrios de ambas comunidades.

En respuesta, las fuerzas de seguridad han utilizado un cañón de agua a presión y porras de plástico para disolver a los presentes, que comenzaron a arrojar objetos a los agentes tras una manifestación pacífica frente al Ayuntamiento, según ha informado el diario británico The Guardian.

Al igual que en ocasiones anteriores, hay afirmaciones contrapuestas sobre el origen de los disturbios. Los unionistas han asegurado que los incidentes se desataron después de que sus miembros fueran atacados. Los episodios de violencia se han concentrado en los alrededores de la calle Castlereagh, aunque las barricadas de fuego han llegado a cortar la carretera de Newtownwards.

En total, cuatro personas han sido detenidas durante la jornada, elevando la cifra de arrestos desde el inicio de los enfrentamientos la semana pasada. Desde el pasado mes, casi cada noche se han organizado actos de protesta en la capital y otros puntos de la provincia, la mayoría pacíficos, aunque los brotes de violencia, como los de las cinco últimas noches, han arrojado un balance de 62 policías heridos y 96 detenciones.

El superintendente de la PSNI, Matt Baggott, aseguró hoy que los disturbios ocurridos durante las últimas noches en el este de Belfast están siendo 'orquestados' por miembros de grupos paramilitares protestantes y leales a la Corona inglesa. Asegura que 'altos' mandos de la Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF) en el este de la capital norirlandesa actúan 'a título personal' y 'motivados por el egoísmo' para organizar actos 'violentos'. Aunque esta organización abandonó la lucha armanada hace seis años, sigue funcionando como un colectivo civil en un país donde la tensión está siempre latente a pie de calle, donde cada día probritánicos unionistas e irlandeses católicos se ven las caras.

DISPLAY CONNECTORS, SL.