Público
Público

El 'Rachel Corrie' llega a Israel tras ser abordado por el Ejército

Ha llegado al puerto de Ashdod, al sur del país, después de ser interceptado por las fuerzas armadas israelíes. No se han producido víctimas. Ningún barco de la Flotilla de la Libertad consigue llegar a Gaza.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El barco irlandés Rachel Corrie, portador de ayuda humanitaria para Gaza, ha llegado al puerto de Ashdod después de que este mediodía haya sido apresado por el Ejército de Israel sin que se produjeran víctimas, tal y como señaló una portavoz militar israelí. La embarcación irlandesa ha llegado acompañada por los barcos militares israelíes encargados de detenerles.

Free Gaza, uno de los grupos que ha organizado la expedición con carácter humanitario de la 'Flotilla de la Libertad', ha desmentido las declaraciones hechas por fuentes militares israelíes respecto a 'la complacencia' de la tripulación durante el abordaje del barco irlandés.

'Nadie en el barco dio su complacencia al abordaje. Nadie en el barco quería hombres armados a bordo', precisó Free Gaza a través de Twitter , donde denuncia que el Ejército de Israel no considere 'un acto de violencia' abordar militarmente un barco civil en aguas internacionales y cambiar su rumbo hacia un puerto israelí.

Israel había reiterado en los últimos días que impediría por la fuerza que el Rachel Corrie llegara a Gaza en caso de que no desistiera en su intención de romper el bloqueo israelí y arribar a la franja palestina.

Según Free Gaza, el 'Rachel Corrie' transporta 1.200 toneladas de ayuda humanitaria. Entre el pasaje, de una veintena de personas, figura la premio Nobel de la Paz norirlandesa Mairead Maguire y un antiguo subsecretario general de Naciones Unidas, el irlandés Denis Halliday.

El Ejército israelí asaltó el lunes a los otros seis barcos de la Flotilla de la Libertad, de la que forma parte el navío irlandés, aunque el Rachel Corrie tuvo que restrasar su llegada a la región respecto al resto de la flotilla por problemas técnicos.

Además de llevar ayuda, la flotilla tenía la intención política de romper el bloqueo de Israel sobre la franja de Gaza, desde que hace tres años el movimiento islamista Hamas -que no ha abandonado la lucha armada- pasara a controlar ese territorio palestino.

Desde entonces, el millón y medio de personas que vive en la franja de Gaza padece una grave situación humanitaria debido al bloqueo de Israel, que las organizaciones de defensa de los derechos humanos califican de 'castigo colectivo' .

El nombre del barco irlandés está cargado de simbolismo; Rachel Corrie era una activista norteamericana que en 2003 fue aplastada en Gaza por una excavadora militar israelí cuando ejercía de 'escudo humano' para impedir la demolición de casas palestinas.

Israel había advertido que impedirá la llegada del barco a Gaza y que lo abordarían en caso de que este no varíe su rumbo. 'Si no obedecen, tendremos que abordar el barco', señaló el portavoz de medios extranjeros en el Ejército israelí, Avital Leibovich, en declaraciones a la cadena británica BBC

El abordaje se produce después de que fracasaran ayer las gestiones diplomáticas que el país realizó en los últimos días a través de Irlanda para que la embarcación atracara en Ashdod y desistiera en su intención de romper el bloqueo israelí y llegar a la franja palestina.

El Ejercito israelí abordó el lunes a los restantes seis barcos de la flotilla de madrugada y en aguas internacionales, en un asalto que acabó con la vida a nueve activistas turcos, y decenas de heridos, en su mayoría de esa misma nacionalidad. El abordaje del lunes supuso la mayor matanza de activistas internacionales cometida por el Estado de Israel en sus más de seis décadas de existencia.  Las autoridades israelíes lo justificaron con el argumento de que algunos integrantes de la 'Flotilla de la Libertad' tienen conexiones con redes terroristas.

Por otro lado, y según publica el diario The Guardian, las autopsias de los nueve activistas muertos el pasado lunes han revelado que el Ejército israelí llegó a realizar hasta 30 disparos, muchos de ellos a corta distancia y en lugares como la cabeza, la cara o la espalda.