Publicado: 02.11.2015 18:17 |Actualizado: 02.11.2015 18:25

Ramalazos sexistas en la presentación de un viaje simulado de seis mujeres rusas a la Luna

Las futuras astronautas tuvieron que responder a cómo se las apañarían durante una semana sin hombres ni maquillaje, e incluso el director del instituto les auguró conflictos: "Dentro de una cocina, dos amas de casa apenas pueden vivir juntas".

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:
astronauta

Las tripulantes de la simulación de la expedición a la Luna

Seis mujeres rusas simularán un viaje a la Luna para estudiar de qué manera se adapta el género femenino al aislamiento en un espacio pequeño, con el objetivo de incrementar la presencia femenina en los viajes espaciales. Sin embargo, lo que parecía un experimento en favor de la igualdad ha estado cargado de sexismo, hasta el punto de que las astronautas han tenido que defender si soportarán estar sin maquillaje y sin hombres.

Las futuras astronautas tuvieron que responder a cuestiones como qué tal se las apañarán durante una semana sin hombres o sin maquillaje. Evidentemente, las astronautas se molestaron por un enfoque y unas preguntas tan sexistas sobre el experimento. "Estamos trabajando. Cuando estás trabajando, no piensas en hombres y mujeres", ha dicho Anna Kussmaul, según recoge AFP. "Estoy segura de que todas tenemos la educación, las cualidades y la formación, al final del día", ha añadido la líder del grupo Yelena Luchnitskaya.

No menos polémico fue el comentario del director del instituto, Igor Ushakov: "Les deseo que no tengan conflictos, aunque se suele decir que dentro de una cocina, dos amas de casa apenas pueden vivir juntas". Es una lástima que a día de hoy se tengan que escuchar afirmaciones así sobre un grupo de profesionales, cuyo género en ningún caso debería servir como argumento para poner en duda su capacidad. ¿Acaso piensan en el instituto que estas investigadoras se pondrán a tirarse de los pelos por no tener maquillaje? Resulta increíble ver semejante postura a estas alturas.




Este proyecto aparte de estudiar la convivencia de mujeres, se usará para probar unos equipos que serán enviados porteriormente a la Estación Espacial Internacional (EEI). "Algunas de las participantes del Luna 2015 podrían incorporarse luego al equipo de cosmonautas del país", ha explicado Ponomariov. "Hace poco regresó de la EEI Elena Serova. En el destacamento de cosmonautas tenemos a otra chica: Anna Kíkina. Confío en que en el próximo proceso de selección tendremos más mujeres", ha dicho el director de Centro de Cosmonautas, Yuri Lonchakov.

Además, Rusia ha anunciado esta semana que enviará una nave espacial tripulada a la Luna en 2029. "Se planea un vuelo tripulado a la Luna y un alunizaje para 2029", ha manifestado el director del consorcio estatal Energuia, Vladímir Sólntsev. Con ese objetivo, Energuia se encuentra en la actualidad diseñando una nave que hará su primer vuelo de prueba en 2021

Las investigadoras del Instituto de Problemas Biomédicos de Moscú vivirán en una habitación construida con paneles de madera en un complejo terrestre. En el proyecto, Luna 2015, de ocho días de duración, las investigadoras con edades comprendidas entre los 25 y 34 años estarán aisladas en una nave compuesta por dos módulos, instalada en un complejo terrestre del Instituto de investigación ruso.

"Hemos optado por una tripulación completamente femenina para comprender los cambios fisiológicos que se producen en el organismo de la mujer y estudiar las particularidades de la interacción psicológica en un colectivo de mujeres", ha dicho el director del experimento, Serguéi Ponomariov. "Permitirá entender la calidad de la interacción de las mujeres y su capacidad para cumplir tareas", ha añadido el científico.

En 2010, seis hombres llevaron a cabo un vuelo simulado a Marte, sin abandonar la Tierra. "A día de hoy consideramos que el desempeño de las mujeres es mejor que el de los hombres", ha explicado Ponomariov.

La nave está compuesta por dos módulos: el primero, tiene 150 metros en lo que se incluye el puesto de mando, seis camarotes individuales, la cocina y el baño; y en el segundo, de 250 metros, se encuentra un gimnasio y una esclusa para la basura.