Público
Público

A Ratzinger le cambiaron el marcapasos hace tres meses

El papa dimisionario fue intervenido en una clínica romana en el más absoluto secreto según 'Il Sole 24 Ore'. Para el director del 'Osservatore Romano', Benedicto XVI decidió dimitir tras el viaje a Cuba y M&

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Benedicto XVI fue intervenido en la clínica romana de Pio XI hace apenas tres meses para cambiarle el marcapasos que llevaba desde hace diez años. La operación se llevó en el más absoluto secreto y fue practicada por el doctor Luigi Chiariello, director del departamento de cirugía cardíaca de la universidad de Tor Vergata.

La información, difundida este martes por el diario económico Il Sole 24 Ore, aparece justo el día después de que Ratzinger renunciara a seguir dirigiendo la Iglesia católica por 'falta de fuerzas'.

Una decisión que según dijo ayer el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, pilló a todos por sorpresa. Sin embargo, el director de L'Osservatore Romano, Gian Maria Vian, no cree que fuera una decisión tomada en los últimos días. 'La decisión del pontífice fue tomada hace muchos meses, tras su viaje a México y Cuba, con total reserva [...] habiendo hecho un examen de conciencia por su avanzada edad', escribió ayer.

Las conclusiones que saca la prensa italiana a la renuncia son muy variadas, aunque todas tienen un hilo conductor que resume los escándalos que han envuelto al Vaticano en los últimos meses, lo que podría haber precipitado la decisión del papa, pese a las explicaciones que él mismo quisiera dar ayer en el Consistorio. De hecho, un tema que pasó un poco desapercibido en España y que estuvo en el origen del posterior Vatileaks, es un documento publicado por Il Fatto Quotidiano hace poco más de un año denunciando un complot para asesinar al papa.

Aquella información citaba el informe que el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos elaboró para la Secretaría de Estado del Vaticano después de un viaje a Pekín de otro cardenal, el italiano Paolo Romeo, que vaticinó en una charla informal con varios representantes de la iglesia en China, que a Ratzinger le quedaban 12 meses de vida.

'Durante sus reuniones en China, el cardenal Romeo ha profetizado la muerte del papa Benedicto XVI en los próximos 12 meses [...] Seguro de sí mismo, como si lo supiese de antemano, anunció que al Santo Padre le quedan solo 12 meses de vida', escribía Castrillón en su informe.

A la noticia le siguió el desmentido del propio Lombardi, que dijo al diario: 'Publicad lo que os dé la gana, pero asumid vuestra responsabilidad. Me parece una cosa tan lejos de la realidad y poco seria que no quiero ni tenerla en consideración. Me parece increíble y no quiero comentar nada'. Curiosamente, una año después el papa dimite, cumpliéndose lo de los 12 meses de vida.