Público
Público

Raúl Castro defiende el modelo de partido único

El líder cubano alerta contra el imperialismo en la Conferencia del PCC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Conferencia Nacional de los comunistas cubanos finalizó ayer con una reafirmación del sistema de partido único que impera en la isla desde hace casi medio siglo. El primer secretario del PCC, Raúl Castro, aseguró que abrirse a un régimen pluripartidista significaría legalizar las formaciones políticas del imperialismo, en referencia a los grupos opositores internos a los cuales EEUU brinda apoyo político y financiero.

'Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción del partido único, lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del partido', aseguró Castro. Esto supone, según el mandatario, 'fomentar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno de la organización como en sus vínculos con los trabajadores y la población'.

Castro denuncia una 'brutal campaña' contra Cuba por el 'caso Villar'

Castro atacó la simulación y la falsa unanimidad asegurando que 'es preciso acostumbrarnos todos a decirnos las verdades de frente [] y estar dispuestos a buscarse problemas defendiendo nuestras ideas'.

El primer secretario del PCC denunció luego que EEUU, junto con otros países, ha instigado 'campañas brutales' para 'desacreditar la revolución'. Castro se refería a la muerte del preso Wilman Villar, que, según la disidencia, se produjo a consecuencia de una huelga de hambre, un extremo que La Habana desmiente de forma categórica.

El mandato de los cargos políticos y estatales se limitará a sólo diez años

El líder cubano pasó luego a anunciar medidas como que los dirigentes sólo podrán permanecer en el cargo un máximo de dos periodos de cinco años. También recalcó que la fuerza del PCC es moral y no jurídica, por lo que es muy importante el ejemplo ético que den sus militantes. Reconoció que algunos de los implicados en casos de corrupción eran miembros del partido, empleando 'esta condición para agenciarse posiciones en las estructuras de dirección'.

Castro ratificó luego que la corrupción es un enemigo más peligroso que EEUU y aseguró que será tarea de toda la militancia combatirla, agregando que es 'un deber de cada ciudadano y ciudadana, militante o no'. Pero pareció más optimista que en ocasiones anteriores al afirmar: 'Nuestro país puede ganar la batalla a la corrupción: primero frenarla y luego liquidarla sin contemplaciones de ningún tipo'.

El modelo cubano seguirá siendo socialista y resultará muy semejante al de Vietnam, basado en la apertura económica a diferentes formas de propiedad y producción y en un sistema unipartidista ratificado por la Conferencia Nacional.

Seguramente, el proceso de reformas se acelerará, porque el apoyo recibido de las bases del partido al nuevo modelo reducirá drásticamente la capacidad de los inmovilistas.