Publicado: 30.10.2013 07:00 |Actualizado: 30.10.2013 07:00

"La reacción de sorpresa de los estados de la UE ante el espionaje es hipócrita, puro teatro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La hipocresía reina en Europa mientras el Gobierno de Estados Unidos disfraza de seguridad la comisión de un delito. Así resumen varios eurodiputados el conflicto destapado por el exagente de la CIA y de la NSA Edward Snowden al revelar que el gigante norteamericano espía las comunicaciones de medio mundo. 

"La reacción de sorpresa de la mayoría de los estados de la Unión Europea (UE) ante el espionaje es hipócrita. Más, cuando los servicios de seguridad de la UE están subordinados a los de Estados Unidos por decisión de Europa", asegura el eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer a Público en conversación telefónica.

"El Parlamento Europeo ya avisó a los estados miembros en 2001 sobre la red espía de EEUU a través del Informe Echelon. Advirtió de que existía ese sistema, de que se usaba para interceptar comunicaciones, y desde ese año los Estados conocían la existencia de esta herramienta", sostiene.

El eurodiputado de Izquierda Unida se muestra rotundo a la hora de evaluar la reacción del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que este martes ha vuelto a alabar las relaciones con EEUU después de amenazar que podría verse afectada la confianza entre España y Estados Unidos de confirmarse el espionaje: "Es teatro. La reacción de sorpresa es teatro, y lo que va a prevalecer es la subordinación. Estamos vinculados a la OTAN y por ello aceptamos los valores de la inteligencia norteamericana, que usa la violencia fuera de la carta de las Naciones Unidas, que crea cárceles secretas, usa la tortura y permite ejecuciones. Mientras se tenga esta subordinación, EEUU seguirá actuando libremente", defiende.

El representante del PSOE en el Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar, se suma a las críticas de Meyer: "Estamos hablando de prácticas que en la mayor parte de la UE son delitos. En España son delitos, y ninguno de los argumentos escuchados son aceptables", defiende. "Hemos escuchado el argumento de que es por nuestra seguridad, que no es aceptable porque  nos conduce a vivir en una situación de Gran Hermano totalitario inaceptable", agrega López Aguilar.

Meyer: "Estamos vinculados a la OTAN y,mientras se tenga esta subordinación, EEUU seguirá actuando libremente"

Ante esta situación, ambos europarlamentarios se suman a la petición del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, que aboga por la paralización del Tratado de Libre Comercio entre Europa y EEUU, que llevaría a la supresión de las barreras arancelarias (económicas) y no arancelarias (normativas) entre Estados Unidos y el Viejo Continente, y que ha sido rotundamente rechazada por la canciller Angela Merkel.

"El acuerdo no puede completarse con un quebranto de la confianza tan grave como éste", afirma López Aguilar,  evidenciando un cambio de posición del Partido Socialista en relación al tratado que anteriormente avaló junto con el Partido Popular -quizás motivado por la cercanía de las elecciones al Parlamento de la UE, en 2014.

López Aguilar: "El Tratado de Libre Comercio no puede completarse con un quebranto de la confianza tan grave como éste"

Para Meyer, "los Estados deberían suspender cautelarmente la negociación y pedir responsabilidades penales, tal como establece la legislación en España".  "A EEUU no le interesa tanto la seguridad interna como la interceptación de comunicaciones que permitan garantizar los contratos de sus empresas; le interesa mantener el control de su dominio político industrial y militar", defiende.

Las primeras negociaciones sobre el tratado que liberalizaría un tercio del comercio global permitiría, según las cifras esgrimidas por la UE, incrementar el PIB de la Eurozona en 115.000 millones de euros, y en 95.000 millones en el caso de EEUU, pero ha sido duramente criticado por IU, el único partido que hasta ahora se había opuesto a su tramitación, al considerar que "sólo beneficiará a las multinacionales y al sector financiero".

Según los juristas consultados por este diario, de probarse las escuchas de la NSA a España, éstas "constituirían un delito tipificado en el artículo 197 del Código Penal, que contempla condenas de hasta cuatro años de cárcel".

El representante de IU en el Parlamento Europeo considera positiva la apertura de diligencias sobre el presunto espionaje estadounidense anunciada este martes por la Fiscalía de delitos informáticos: "Creo que es la vía; EEUU no puede tener impunidad, que debe sentarse ante los tribunales"

Las escuchas constiturían un delito de hasta cuatro años de cárcel en EspañaSin embargo, al ser preguntado por si EEUU se verá represaliado de probarse las escuchas, Meyer se muestra escéptico: "Estados Unidos tiene patente de corso, y lo más sorprendente es que la vinculación y subordinación de Europa seguirá intacta", afirma. "En España, en base a los acuerdos firmados, EEUU está dentro, tiene impunidad, carta blanca, y no autorizará que los responsables de las escuchas comparezcan ante un tribunal", lamenta Meyer. 

De hecho, está convencido de que la visita de nueve europarlamentarios a Washington para obtener información sobre el espionaje, a los que el director de la NSA se ha negado a recibir, no conseguirá sus objetivos: "Les recibirá un segundón, no darán explicaciones y no pedirán disculpas. Para ellos somos una sucursal, nada más", sostiene.

"Las escuchas interceptan la privacidad de millones de europeos que nada tienen que ver con el terrorismo"

Para López Aguilar, este "asunto de máxima gravedad" requeriría la suspensión del acuerdo de transferencia de datos con los Estados Unidos. "Son revelaciones contundentes que ponen de manifiesto una práctica masiva de interceptación de la privacidad de millones de europeos que nada tienen que ver con el terrorismo", asegura.

"Exigimos a la Comunidad Europea que actúe por la privacidad de los europeos; no sólo que exprese la protesta porque los primeros ministros han sido espiados. También los ciudadanos han sido espiados y tienen los mismos derechos", denuncia el parlamentario socialista.

Para Aguilar, la contestación de Europa debería ser "una respuesta unitaria, que incluyera la negociación de nuevos términos de entendimiento, asegurando -de paso- que los servicios de inteligencia no incurran en prácticas delictivas, porque cualquier otra cosa es inaceptable", concluye López Aguilar.

Sin embargo, de la observación de las diferentes posturas adoptadas por los líderes europeos, y del hecho de que sólo Bélgica se haya suscrito a la iniciativa francoalemana para pedir explicaciones a EEUU, no se espera una respuesta fuerte y común de los 28 a las escuchas de EEUU. Unas escuchas sobre las que se siguen publicando novedades varios meses después de ser destapadas por Snowden, pero que no han tenido una repercusión directa en las relaciones entre EEUU y Europa, y en opinión de Meyer, no parece que vaya a tenerla.

Según Meyer, el  Parlamento Europeo avisó a los Estados miembro, en 2001, a través del Informe Echelon, sobre la red espía de EEUU, que tiene "una capacidad de interceptación de más de un millón de comunicaciones en apenas media hora" afirma.

"El Parlamento advirtió de que existía ese sistema, de que se usaba para interceptar comunicaciones", asegura. "Desde IU, en 2002 advertimos al Gobierno de [José María] Aznar, que en su subordinación al gobierno de [George] Bush puso nuestro territorio al servicio de EEUU, modificando los tratados para autorizar a EEUU por vez primera en la historia de España a actuar con los servicios propios de inteligencia", lamenta Meyer. "La modificación fue aprobada en Cortes con nuestro rechazo y toda esta información no es nueva", concluye.