Público
Público

El rearme de EEUU en el Pacífico indigna a China

Pekín recela de la nueva expansión militar de Washington en Australia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A China no le ha hecho ninguna gracia que Barack Obama anunciase a bombo y platillo en Canberra que, a partir de 2012, cientos de soldados norteamericanos se empezarán a instalar en Dar-win (Australia) de forma permanente, hasta alcanzar una cifra de al menos 2.500 militares. Una actitud comprensible, teniendo en cuenta que Washington tiene bases en Japón, Corea del Sur, Taiwán y Guam, y sólo le faltaba establecerse en el eje sur para completar la tenaza sobre la salida de China al Pacífico.

El acuerdo firmado entre la primera ministra australiana, Julia Gillard, y el presidente Obama no cambia el tablero de juego debido al escaso número de tropas destinadas y a que Estados Unidos no construirá una base propia, pero sí supone una tremenda bofetada a China justo en pleno conflicto por la soberanía de las islas Spratly y Paracel. China, Malasia, Taiwán, Vietnam y Filipinas se disputan este minúsculo archipiélago al que se presuponen grandes reservas de gas y petróleo.

El Pentágono tiene ya bases en Taiwán, Guam, Japón y Corea del Sur

Los tres últimos países han pedido reiteradamente ayuda militar a Estados Unidos ante el abrumador avance de Pekín en el mar de China Meridional, que además de albergar el archipiélago supone la única puerta marítima al sur de Asia, un enclave fundamental para el comercio norteamericano y eje del inminente 'siglo de Asia-Pacífico', en palabras del propio presidente Obama.

Frases como 'somos una potencia del Pacífico y estamos aquí para quedarnos'; 'EEUU desempeñará un papel mayor y más prolongado en dar forma a la región', o su argumento de que hay que reforzar la seguridad en una zona donde no hay otro enemigo a la vista que no sea China, han encendido la ira del régimen comunista, canalizada principalmente a través de editoriales en la prensa.

'Australia no puede tomar a China por tonta. Es imposible que China se mantenga ajena a esta cuestión, haga lo que haga Australia para socavar su seguridad. Hay una preocupación real en la sociedad china acerca del acuerdo de Australia para incrementar la presencia militar de EEUU en el país', indicó el diario Global Times, portavoz del Gobierno.

El Gobierno chino es el mayor tenedor de deuda soberana estadounidense

La única reacción oficial de Pekín vino a cargo de Liu Weimin, portavoz de Exteriores, quien dijo que 'quizá no sea demasiado apropiado ni ajustado al interés de los países de esta región intensificar y expandir alianzas militares'. Liu advirtió que China 'nunca se ha involucrado en forma alguna de alianza militar' y recordó que EEUU ha dicho reiteradamente que no teme el ascenso chino. El portavoz instó a Obama a 'mantener su palabra', y le dio un cachete recordándole que 'puede no ser apropiado ampliar las alianzas militares cuando la economía todavía se está recuperando'. O lo que es lo mismo: China es el mayor tenedor de deuda soberana estadounidense y tiene mucho que decir respecto a cómo y dónde gasta su dinero Washington.

Tras pasar por Canberra y Darwin, Obama se dirigió a la isla indonesia de Bali para asistir a la sexta cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean), convirtiéndose así en el primer presidente norteamericano que participa en este foro regional.