Público
Público

Los rebeldes libios hallan una fosa con 150 cadáveres de civiles degollados

Las fuerzas insurgentes batallan por conquistar la refinería de Zauiya, a 50 kilómetros de Trípoli

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras tomar el bastión gadafista de Misurata, las tropas rebeldes descubrieron ayer una fosa común con 150 cuerpos y un vídeo en el que se ve cómo los asesinos cortan el cuello a cada una de esas personas en Tawarga, localidad cercana a esta ciudad, al este del país. 'Son los cuerpos de personas secuestradas en Misurata por seguidores de Gadafi', aseguró un portavoz de los insurgentes.

Durante los últimos días, los rebeldes libios han conseguido hacerse con el control de importantes núcleos afines al régimen de Gadafi y están tratando de cercar Trípoli, en especial desde el oeste y el sur, aunque, según las fuerzas opositoras, el ejército rebelde, después de controlar Misurata, se encuentra a unos cien kilómetros al este de la capital, en un lugar llamado Hisha.

En la jornada de ayer, las tropas sublevadas consolidaron su dominio de la ciudad de Zauiya y cercaron la refinería. 'Hay algunos francotiradores dentro de la planta. Nosotros ya controlamos las entradas, pero vamos a lanzar una ofensiva para tomar el control total muy pronto', explicaba ayer Abdulkarim Kashaba, uno de los militares rebeldes que se están enfrentando a las Fuerzas de Seguridad del régimen, que tratan de conservar la planta petrolera.

Las tropas sublevadas consolidaron su dominio de la ciudad de Zauiya

Esta refinería es un enclave fundamental para que el Ejército del régimen pueda mantener el poder porque, además de su proximidad a Trípoli, es la única que controlan totalmente. 'Estamos en una fase decisiva. Esperamos poder celebrar la victoria final al mismo tiempo que termina el ramadán', afirmó Mansur Saif al Nasr, enviado del Gobierno de transición en París. Y es que Zauiya, además de contar con la refinería, es un nudo vital para la comunicación entre la capital y Túnez.

A pesar de los avances de los insurgentes en el oeste, la televisión estatal de Libia informó ayer de que las fuerzas de Gadafi están haciendo una 'limpieza de traidores al régimen en la ciudad de Sabratha', localidad que los rebeldes afirmaban tener prácticamente bajo control el martes.

Desde el viaje del ministro de Interior libio, Naser al Mabruk Abdullah, a Egipto, el pasado lunes, con toda su familia, se han multiplicado los rumores sobre dirigentes que preparan su huida de Libia, hasta alcanzar al propio dictador y sus allegados.

Un medio tunecino afirma que una filtración le había permitido averiguar que Gadafi y su familia estaban preparando su partida, con destino a Europa, desde un aeropuerto en la ciudad de Yerba, en el vecino Túnez. Los planes de salida del dirigente libio del país se mantienen en secreto por temor a que la OTAN derribe la nave de Gadafi, ya que los aliados imponen una zona de exclusión de vuelos.