Público
Público

Los rebeldes ponen a Gadafi en jaque mate en Trípoli

El dictador libio sigue en paradero desconocido. Según los rebeldes, la presencia militar gadafista se limita al 5% en la capital y sólo un par de ciudades permanecen bajo el control del régimen en el resto del país &

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como si se tratara de una partida de ajedrez, los rebeldes libios intentan asestar el jaque mate a Muamar Gadafi para terminar por la vía rápida con 42 años de dictadura y seis meses de guerra civil (así te hemos narrado el transcurso de la jornada). La caza de Gadafi es la prioridad nacional para los opositores. 'La victoria real será cuando hayamos capturado a Gadafi', dijo el presidente del Consejo de Transición Libio, Mustafá Abdeljalil. Mientras, en Trípoli se iban sucediendo las detenciones de sus hijos y los rebeldes combatían a los últimos focos de soldados afines al régimen en la capital y en el resto del país. 

Aunque en la noche del domingo parecía que la conquista de Trípoli iba a ser cuestión de horas, los más leales a Gadafi no aceptaron la derrota y presentaron mucha resistencia en varias partes de la ciudad. El final está tan cerca que los opositores ya controlan el 95% de la capital, excepto el palacio, donde las tropas leales a Gadafi se han atrincherado. También había focos de resistencia gadafista en el barrio de Zauiyat y en el puerto.

Pero los combates más intensos se registraban en el complejo presidencial de Bab al Azizia. Desde el interior salieron varios vehículos blindados y todoterrenos con ametralladoras para hacer frente a los revolucionarios, según informó la agencia Reuters. Un síntoma de la debilidad extrema en la que se encuentra el régimen es que ningún portavoz ni miembro del Gobierno realizó ayer ninguna declaración. La televisión oficial también dejó de emitir.

Los insurgentes no logran conquistar el complejo presidencial

El paradero de Gadafi, el principal actor de esta partida, es una incógnita. Tres de sus hijos ya han sido detenidos y han sido hallados dos cuerpos que podrían pertenecer a Jamis, el hijo más temido del dictador y jefe de las fieras brigadas que llevaban su nombre, y el de Abadi Sennussi, su jefe de los servicios de Inteligencia, según informó Al Yazira.

A lo largo del día se había informado que Jamis se dirigía desde el sur hacía el centro de Trípoli al rescate de su clan para intentar acabar con la ofensiva rebelde. Mientras permanecen detenidos tres de sus hermanos: Saif al Islam, el designado por Gadafi para sucederle y buscado por la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra; Mohamed, el hermano mayor que fue capturado en su casa; y Saadi, el presidente de la Federación Libia de Fútbol. Al Yazira informó que Mohamed había logrado fugarse del arresto domiciliario en el que se encontraba.

La capital vive horas inciertas en las que la persecución y la venganza se han presentado a la cita. Tras las celebraciones de victoria en las calles, ahora reina la desconfianza entre muchos tripolitanos, bombardeados durante meses por la propaganda gadafista que asociaba a los rebeldes con los terroristas de Al Qaeda.

Tres hijos del dictador son detenidos pero uno logra fugarse

Muchos se preguntan qué vendrá después mientras se esconden en sus casas al refugio de los combates, esparcidos en varias zonas de la capital. Al desconcierto y miedo al futuro se suma el pánico a los francotiradores, dispersos por la ciudad.

Los combates no se reducen solo a la capital. La frontera de Ras Ajdir, que une Libia con Túnez, permanece en manos de las tropas gadafistas, según el opositor Fauzi Sates, que habló con varios testigos que aseguran haber visto combates en Zuara, a 60 kilómetros del país vecino. 'Se oyen disparos y las tropas de Gadafi están bombardeando la ciudad desde fuera', señaló.

Segun Sates, se registraron un muerto y cuatro heridos, que fueron evacuados por barco hasta Túnez. Eso significaría que la carretera del oeste no está del todo controlada. 'En estos momentos la frontera de Dehiba (el paso situado a unos 260 km al sur de Yerba) es la única que está liberada al cien por cien', añadió.

Los combates también continuaban en los otros bastiones que le quedaban al régimen en el resto del país. En Al Jumus, una ciudad que los rebeldes no han logrado controlar, también se registraron enfrentamientos.

Jamis, el hijo que iba a liderar el rescate del clan, aparece muerto

El suceso más extraño tuvo lugar en Sirte, la ciudad natal de Gadafi y que ha supuesto, por la lealtad de sus habitantes al dictador, un punto insuperable para el avance rebelde en el frente este durante los seis meses de guerra civil. Según informó la OTAN, las tropas de Gadafi lanzaron un misil Scud, de fabricación soviética, desde Sirte. La Alianza indicó que uno de sus aviones fue capaz de derribarlo al poco de ser lanzado.

El apoyo aéreo de la OTAN ha resultado decisivo en la fulgurante ofensiva rebelde de los últimos tres días. Ayer informaron que sólo el domingo, coincidiendo con la entrada de las tropas opositoras en Trípoli, sus aviones realizaron 126 salidas, y que 46 de ellos se dedicaron exclusivamente a identificar objetivos para ser atacados.

La Alianza sí confirmó que en Trípoli habían atacado tres puestos de mando, un complejo militar, dos radares, nueve lanzaderas de misiles tierra-aire, un tanque y dos vehículos blindados. Sólo en el complejo presidencial de Gadafi dijeron haber destruido cinco plataformas para lanzar misiles tierra-aire. Desde que la OTAN tomó el mando de las operaciones aéreas contra el Ejército libio han realizado 19.877 vuelos sobre el país completando un total de 7.505 bombardeos.

Abdeljalil afirmó ayer desde la sede rebelde en Bengasi que se trasladarán a Trípoli cuando se redacte una nueva Constitución. El líder rebelde hizo un llamamiento a la moderación de los milicianos rebeldes durante el asalto a Trípoli: 'Pido a los libios que ejerzan la contención y el respeto a la propiedad y a las vidas del resto de libios y que no caigan en la tentación de aplicar la ley con sus propias manos'.

Aunque Sadam Husein fue capaz de evitar a las tropas de Estados Unidos en Irak durante ocho meses no parece tan claro que Gadafi, que según dijo ayer el Pentágono sigue en Libia, encuentre refugio ni siquiera entre los miembros de su propia tribu.