Público
Público

Los rebeldes sirios exigen la retirada de la Liga Árabe

Esperaban "una acción del mundo para salvar al pueblo, y eso no ha sucedido". Ahora atacarán a las fuerzas de Asad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe del rebelde Ejército Sirio Libre (ESL), Riad al Asaad, hizo un llamamiento a la Liga Árabe para que retire inmediatamente de Siria el centenar de observadores que empezó a desplegar la semana pasada, puesto que la misión se ha revelado como incompetente y como un auténtico 'fracaso'.

La petición de Asaad refleja el descontento creciente que la misión ha suscitado en las filas de la oposición, y en los regímenes árabes y gobiernos occidentales que la han apoyado, ya que los observadores mantienen una actitud que favorece las posiciones del Gobierno de Damasco y no de los rebeldes ni los manifestantes que salen a la calle a diario para protestar contra el régimen. 'Deseamos que [la Liga Árabe] anuncie que su misión ha sido un fracaso y que se retire. Hacemos un llamamiento a la Liga Árabe para que se aparte y permita que Naciones Unidas asuma la responsabilidad', dijo Asaad desde Turquía, donde tiene su base. Un sector importante de la oposición siria desea que Occidente apruebe una operación militar para acabar con el régimen del presidente Bashar al Asad.

En un sentido similar se expresó Burhan Ghalioun, líder de la principal coalición de la oposición en el exilio, quien manifestó que si la misión árabe no obra con diligencia es mejor que se marche. Gha-lioun, que reside en Francia, añadió que la comunidad internacional debería imponer una zona de exclusión aérea sobre zonas de Siria.

Los militares sublevados integrados en el ESL están preparando una ofensiva contra el régimen, según afirmó a Efe su número dos, Malik Kurdi, quien precisó que en los próximos días se reanudarán ataques contra objetivos 'del régimen, pero no del pueblo'. Hace una semana, el ESL dijo que suspendía los ataques mientras estuvieran en el país los observadores árabes. Los soldados desertores han formado pequeñas unidades que operan puntualmente por toda la geografía del país. Desde el inicio de la revuelta en marzo, ha habido cinco sabotajes contra oleoductos que han paralizado en gran parte el movimiento de crudo.