Público
Público

Rebelión laborista contra Brown

Su última reforma fiscal desata la protesta antes de las municipales de mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pobreza siempre ha estado en el punto de mira de Gordon Brown. En sus diez años al frente del Tesoro, el actual primer ministro británico orientó los Presupuestos del Estado en beneficio de los sectores sociales más vulnerables, niños y pensionistas. Con reducciones de impuestos y extensión de subsidios, los hogares más desfavorecidos vieron sus ingresos incrementados en torno al 12% desde 1997.

Pero su última reforma fiscal como chancellor, enfocada a las clases medias, además de menores y ancianos, amenaza con hundir su liderazgo del país y del Partido Laborista. Los diputados laboristas se han alzado en rebelión contra una iniciativa fiscal que aplaudieron en 2007. Brown anunció entonces una reducción de la tasa básica tributaria del 22% al 20% que se financiaría, a partir de este mes, con la abolición de la escala más baja del impuesto sobre la renta.

Salen perjudicados unos 5,4 millones de empleados sin hijos y con sueldos por debajo de los 22.000 euros. Es un grupo relativamente pequeño que se ha convertido en bandera de la protesta contra la cada vez más desprestigiada gestión de Brown.

Unos 40 rebeldes apoyan una enmienda contra la propuesta fiscal, que se someterá a voto el lunes. Su éxito desencadenaría una moción de censura contra el primer ministro, redoblando la popularidad de los conservadores de David Cameron.

Brown ha respondido descargando todos sus cartuchos para evitar la revuelta. Su mejor arma la aportan las circunstancias: el 1 de mayo se celebran elecciones a la alcaldía de Londres y en municipios de Inglaterra y Gales, y los votantes siempre dan la espalda a un partido desunido.

Brown está alterando su agenda para atender las protestas en sus filas. En su reciente visita a EEUU, intercaló citas con los candidatos presidenciales con una llamada telefónica a una secretaria parlamentaria para evitar su dimisión.

El domingo intervino en una reunión de diputados laboristas. 'La gente quiere saber que entendemos sus ansiedades. No permitiremos que caigan en la pobreza. Tenemos la responsabilidad de escuchar, pero todos tenemos la responsabilidad de unirnos. Debemos escuchar, debemos unirnos', les alertó Brown.