Publicado: 22.05.2014 10:43 |Actualizado: 22.05.2014 10:43

Se recrudecen los combates en Donetsk y Lugansk

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los enfrentamientos entre milicianos prorrusos y las fuerzas se seguridad ucranianas se recrudecen en el este del país, donde los alzados se han hecho con el control del territorio y han desplegado a sus fuerzas que practican una guerra de guerrillas los regulares de Kiev, en un momento de creciente tensión con las elecciones presidenciales que se celebrarán este domingo en todo el país.

El líder de la autoproclamada república popular de Lugansk, Valeri Bolótov, declaró este jueves la ley marcial y anunció la movilización total de todos los hombres con edades entre los 18 y los 45 años que viven en esa rebelde región del sureste de Ucrania. 

Nueve soldados ucranianos murieron y al menos otros 20 resultaron heridos este mismo jueves en combates con los insurgentes prorrusos cerca de las localidades de Volnovaja y Rubézhnoe, en las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, confirmó el Ministerio ucraniano de Defensa.  "Según datos preliminares, ocho soldados murieron y hasta 20 resultaron heridos" en los combates cerca de Volnovaja, provocados, según Defensa, por un ataque de los insurgentes contra un puesto de control de los militares en esa localidad, a unos 60 kilómetros al suroeste de Donetsk.

El ministerio explicó en un comunicado oficial que los soldados murieron en una explosión del blindado en el que iban cuando el vehículo fue atacado por los insurgentes con fuego de mortero y lanzagranadas. Los milicianos de la autoproclamada república popular de Donetsk informaron de 25 heridos en sus filas y denunciaron víctimas entre la población civil durante la ofensiva ucraniana que, según los rebeldes, empezó esta madrugada. "Hay 25 heridos entre los milicianos y también entre ciudadanos pacíficos", señalaron los rebeldes.

Otro militar ucraniano murió en un combate cerca de la localidad de Rubézhnoe, en la región vecina de Lugansk, según el Gobierno de Kiev. Los milicianos del llamado ejercito sureste, brazo armado de la autoproclamada república popular de Lugansk, informaron del inicio de una amplia ofensiva de la Guardia Nacional de Ucrania en las afueras de la ciudad de Lisichansk, donde se encuentra Rubézhnoe.

"La Guardia Nacional ha empezado una gran ofensiva para dirigirse a Lisichansk. Hay combates en las afueras de la ciudad; la Guardia Nacional emplea blindados" en su avance, aseguró a las agencias rusas Alexéi Chmilenko, uno de los líderes de esta región rebelde, proclamada independiente de Ucrania.

Los insurgentes explosionaron un puente sobre un río para dificultar el avance de las tropas ucranianas, reconoció Chmilenko, con lo que desmintió a un portavoz del cuartel general del ejercito sureste, que en declaraciones a medios rusos acusó de la explosión a "un grupo de desconocidos". La policía local de Rubézhnoe aseguró a la agencia ucraniana UNN que "el combate continúa" en los accesos a Lisichansk a pesar de la destrucción de uno de los dos puentes que unen ambas localidades.

El periodista británico Graham Phillips, colaborador del canal de televisión ruso RT, informó este jueves en su Twitter de su puesta en libertad por las autoridades ucranianas después de pasar casi dos días detenido por su actividad profesional. "Estoy sin teléfono, ni tengo mis pertenencias. Gracias a todos por vuestros mensajes y apoyo, estoy bien", escribió Phillips tras ser liberado por el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, antiguo KGB).

El periodista, de 35 años, fue arrestado el pasado miércoles por la Guardia Nacional de Ucrania en un puesto de control cerca de Mariupol, en la rebelde región de Donetsk. Phillips relató que tras pasar una noche en la región de Zaporozhie, vecina de Donetsk, fue trasladado a Kiev para ser interrogado en las dependencias del SBU sobre el objeto de su estancia en el país.

Al parecer, el motivo de su detención fue un chaleco blindado que llevaba el informador de RT, canal internacional ruso que emite en inglés, español y árabe. "No han presentado cargos contra mí, no voy a ser deportado, nadie me ha puesto la mano encima y las autoridades ucranianas me han tratado bien. Todo está bien", subrayó Phillips.

Mientras, los servicios de inteligencia ucranianos siguen reteniendo a los dos periodistas rusos detenidos el pasado domingo por la Guardia Nacional en las afueras de Kramatorsk, también en la región de Donetsk, bastión de los insurgentes prorrusos y foco de la operación antiterrorista lanzada por Kiev.

Oleg Sidiakin y Marat Sáichenko, periodistas del canal de televisión web ruso LifeNews, fueron detenidos cuando acompañaban a un grupo de insurgentes prorrusos para cubrir el conflicto entre fuerzas ucranianas y los rebeldes en el sureste del país. El SBU, que ha interrogado a los dos detenidos en Kiev, los acusa de "acompañar a terroristas para informar sobre su actividad ilegal".

Las autoridades de Kiev impiden desde mediados del pasado mes de abril la entrada de periodistas rusos en territorio ucraniano al entender que los medios del país vecino tergiversan los hechos y hacen propaganda a favor de los líderes separatistas prorrusos, declarados terroristas por la Fiscalía general de Ucrania.